Economía de Grecia y Argentina: La Trampa del Default Financiero

Categoría: Columnistas,Destacado,Mundo |

Por: Carlos Gálvez (Corresponsal europeo de la Revista JustoMedio).- Bajo los efectos de un problema común, que las somete a los riesgos de ser conducidas al «default financiero», las políticas economías de Grecia y Argentina son proyectadas y reconsideradas en dos caminos particulares que buscan una salida y, se preguntan en que medida estos dos linderos pueden ser convergentes

En efecto, los costos en general de un programa de austeridad extrema (en el caso greco) o de un programa de inversiones de recuperación interna, selectivas y limitadas (en el caso argentino) no pertenecen solamente a dos líneas de política económica y de recuperación diferente, la primera basada en el ahorro y en la restricción del consumo.

La segunda línea, mas centrada en mantener un nivel de empleo ligado a una tasa de crecimiento y a un nivel de costos, y de niveles de salarios, relativamente bajos que tiendan ajustarse a un principio de calidad y de competitividad sino además estos dos programas tiene ciertos supuestos macro económicos, sociales y políticos sobre las condiciones del « reflote económica y el restablecimiento de los reequilibrios financieros ».

VARIABLES FUNDAMENTALES
Se remarca igualmente, que dentro de este cuadro, socio económico y político de la regulación y del crecimiento, se juegan el carácter y las tendencias de los movimientos de los precios y del tipo de cambio como son variables fundamentales de la redistribución, de la estabilidad y del crecimiento.

Igualmente se remarca que el rol de la Economía pública y fiscal así como del sistema bancario, no son los mismos para un modelo de economía en austeridad que para un modelo de economía en crecimiento. Además se insiste en señalar que una economía de deuda impaga (en moneda extranjera) esta sometida a un régimen de crecimiento « hacia afuera » que le asegure un financiamiento externo, en términos de divisas, necesarias para pagar la deuda.

Entre otros importantes dispositivos del crecimiento endógeno de una economía nacional, la economía publica y fiscal es una columna vertebral de la regulación y de la transferencia de recursos financieros y humanos que regula y re-orienta el consumo y la inversión. Esta interface de redistribución de recursos monetarios y de recreación de la producción y de servicios, reconstituye las condiciones de desarrollo del mercado y de otro lado estructura internamente la oferta de inversión y la producción interna.

A medida que los pagos al exterior se hacen mas apremiantes y restrictivamente urgentes, la economía nacional endeudada esta obligada a orientarse mas hacia el crecimiento hacia afuera, disminuyendo o sacrificando las condiciones de crecimiento y desarrollo interno, de tipo auto centrado.

Grosso modo, vamos entonces confrontar en esta comparación, la estructura formal de una economía de servicios (la economía griega) a una economía de producción (la economía argentina)

DOS ECONOMÍAS DE DEUDA
En un primer lugar vamos a tratar de caracterizar, de manera comparativa, las particularidades de dos economías de deuda en situaciones de riesgo de “default”.

En un primer momento, no analizaremos las consecuencias del default, por el momento solo se sabe que el default es fuertemente regresivo y recesivo, Este puede dar como resultado una caída del producto (PBI) del orden superior y cercano al 50% y generalmente, sus condiciones de recuperación exige el sacrificio y un esfuerzo sanguinario de la economía y de la sociedad que ha sido golpeada y “operada”… es decir, (mutilada de manera sacrificial por un colectivo del capital)

Trataremos entonces es este primer momento de localizar la presencia y el juego de ciertas variables y factores así como avanzar progresivamente hacia una caracterización mas completa del proceso sistémico y coyuntural de las crisis de endeudamiento periférico.

¿QUÉ HACE CONVERGENTE ESTOS DOS SISTEMAS ABIERTOS DE ECONOMÍA DE DEUDA?
Un cierto número de relaciones formales asemejan los casos de la economías griegas y argentinas entre ellas, en tanto que economías de deudas marcadas por una cierta relación de insolvencia financiera.

Entre estos tipos de rasgos comunes tenemos las relaciones siguientes:
a) Las capacidades de pagos insuficientes b) la fuerte propensión a consumir (capacidad de compra creciente y desbordante) c) la trampa seductora de la economía de crédito: el llamado compre ahora y pague después

Las consecuencias son relativamente fáciles a derivar a partir de estas reglas de comportamiento. Sin embargo existe otro elemento a adicionar que relativiza las tres reglas precedentes:a) la variable del crecimiento y su periodo medio de diez años de vigor b) el tipo de cambio y su relación con la moneda universal (digamos el dólar o el Euro)

Estas dos últimas consideraciones ligadas a las variaciones sostenidas de los mercados externos demarcan, las dos economías de deuda, la economía argentina de la economía griega
.
En los años, 1990, consideraciones excepcionales sostuvieron la demanda externa de Argentina a punto de ofrecerle una tasa media de crecimiento bastante elevada cercana al 10% anual, durante un poco menos que una década. De otro lado, la relación a la moneda universal es diferente en los casos argentino y griego

MONEDA REGIONAL
Las particularidades de hacer parte de una moneda regional (el Euro) no es el caso argentino. En otras circunstancias esta relación podría haber ayudado, financieramente, a la economía griega para salir del fuerte riesgo del “default”. Hoy en día no es el caso pues el Euro también está frágil y amenazado.

De otro lado, la situación financiera internacional que determina la presencia de los regímenes particulares del modo de crédito fácil o del modo difícil y raro de crédito escapa a la capacidad de determinación típica del régimen financiero

Sin embargo, a nivel de la lógica inestable y perturbada del sistema financiero internacional, los riesgos y derivas financieras de la Grecia y la argentina representan una especie de factores de inestabilidad financiera.

Resta, a evaluar, las formas de presencia de la inflación, del tipo de cambio y de la tasa de interés no solo del punto de vista del plano monetario sino también del lado del ahorro y de la inversión.

Esta última evaluación ofrece el piso suficiente para observar el análisis de “la fuga monetaria” o evasión, de la especulación, de los mercados negros y de las nuevas formas de corrupción

CRISIS GRECO ARGENTINA
En suma, el paralelo entre la crisis argentina y la crisis greca ha sido ciertamente revaluada por la importancia que ha tomado en ambas economías endeudadas el riesgo de “default”, sin embargo estas comparaciones han permitido poner en claro que las condiciones productivas, monetarias y comerciales (internacionales) no son las mismas

A nivel financiera la Grecia todavía tiene la posibilidad de legar a un entendimiento financiero con las autoridades de la UE que podría dar mismo una especie de ayuda. En el caso argentino esta solidaridad regional (continental) es muy precaria y formalmente frágil y poco establecida.

Ciertamente, este condicionamiento externo de la ayuda financiera internacional se expresa en termes de una “exigencia reciproca mínima” en términos de la forma y las presiones de las políticas de saneamiento y de recuperación es decir de la “política de austeridad” (en Grecia) o de una política pro inversiones internas (en Argentina)

La política de inversiones en la argentina se da actualmente dentro de unos márgenes de recursos productivos, de ahorro y de inversión recuperadas, y de algunas transferencias (internas y externas), bien particulares de lo prioritario y la necesario, (energía, transporte, rutas, Housing, alimentación), Ciertamente, este frente tiende a ser articulado a las líneas de inversión estratégicas como la educación, la salud, las condiciones de vida, la transferencia tecnologica…)

TRAMPA FINANCIERA
Une comparación de las condiciones objetivas de zafarse de la trampa financiera del « default » a puesto en evidencia una cierta diversificación del aparato productivo argentino que denota un desarrollo industrial tal como la producción de ciertas maquinarias (Sector I) y cierto desarrollo de la industria alimentaria (Sector II) que están ausentes en la economía griega mas orientada y dependiente de su sector agrícola.

Unos cuadros de las estructuras de las inversiones y de sus cambios y re adaptaciones correctivas, antes y después, de la emergencia fenomenal de la crisis económica y financiera seria ilustrativo y analíticamente mas preciso para observar las principales fracturas y la importancia de las zonas sensibles.

DOS MOTORES CLÁSICOS
Mas allá de estas diferencias de estructuras y de “carácter” histórica y social, al problema de fondo que enfrentan estas dos formaciones nacionales, Argentina y Grecia, son muy similares, es decir “capotear” y resolver las embestidas leoninas y feroces del capital financiero internacional a partir del momento en que ambas economías están en una situación frágil y sus capacidades de respuestas están bien limitadas.

En lo que concierne a la conclusión particular del criterio de convergencia de caminos distintos de la política económica y del crecimiento, mismo en cierto punto de vista de situaciones polares, es decir del camino de la austeridad griega y el de la acumulación recuperativa, de la salida argentina, se puede sostener que del punto de vista macro económico, la economía griega no dispone de manera completa los dos motores clásicos (interno y externo) del crecimiento estando fuertemente limitada en el uso y en los alcances de la economía fiscal y en cierta medida de la economía bancaria .

Estas restricciones, inhibidoras y conservativas, de la economía fiscal y bancaria, de la economía greca derivan de su aparten encía al sistema monetario y financiero europeo, de la zona euro que promueve de preferencia el llamado modo de crecimiento « hacia afuera ».

A propósito de las políticas de estabilidad financiera
En general, las políticas de estabilización conducen a la estagnación y aumentan el peso relativo del peso de las deudas (endeudamiento) A propósito conviene tener al FMI y sus recetas estagnacionistas y recesivas a distancia.
Se remarca además que la maquinaria internacional de manejo y desmontaje del endeudamiento y el sobre endeudamiento sacrifican al deudor y favorecen al crédito (lenders) es decir a las bancas y a los tenedores de bonos (boldholders)

CONCLUSIONES GENERALES
Generalmente, los prestamistas están mal organizados y no cuentan con las fuerzas y los canales suficientes como para reclamar de manera substancial la cancelación de las deudas.
En este mismo sentido, el manejo de las deudas soberanos no dispone de mejores garantes y de mejores instancias jurídicas para fortalecer sus pedidos de anulación de deudas.
El comportamiento « buitre » del negacionismo del capital financiero
A nivel de los juegos financieros, uno de los rasgos compartidos por la Grecia y la Argentina son los efectos perversos que recaen sobre los deudores morosos
El juego perverso de las anticipaciones financieras frente a las anticipaciones negativas y a las posiciones frágiles de los deudores en dificultad aumenta las situaciones de riesgo y prefiguran la deterioración de los haberes financieros en bolsa, u otros, de los deudores incriminados.
Estos efectos se traducen en términos de reducción de los recursos financieros externos y de la capacidad financiera, así como en aumentos de sus costos financieros que sobre cargan los deudores en dificultad o morosos

Finalmente, quizás la conclusión general es que se tendrá que hacer “llamado” (appel) a un nivel de entendimiento y esfuerzo superior, entre las potencias centrales y los interfaces medios y periféricos. La búsqueda de una respuesta global que sea puesto al servicio de una mayor compatibilización de alcances (medios) e intereses a nivel mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 − tres =