El Perú se mueve hacia la diversificación de sus exportaciones

Categoría: Destacado,Oxford |

peru-exporta

Por: Oxford Business Group

Un esfuerzo encaminado hacia diversificar su cesta de bienes de exportación y aumentar el enfoque en productos agrarios de valor agregado deberá ayudar a que el Perú enfrente mejor el actual declive de las materias primas.

El país ha estado trabajando para ensanchar su cesta de productos de exportación, alejándose de la dependencia de productos de escaso valor añadido como cobre, zinc y café y moviéndose hacia bienes no tradicionales tales como joyas, químicos o textiles, que impliquen un mayor grado de procesamiento antes de ser exportados.

La participación del Perú en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), firmado en febrero, es un punto clave para reforzar su posición comercial, y viene tras una serie de tratados de libre comercio (TLC) firmados en las últimas dos décadas.

Beneficios del libre comercio

En enero, la Ministra de Comercio Exterior y Turismo Magali Silva resaltó el crecimiento que los anteriores acuerdos comerciales produjeron, particularmente en lo que se refiere a exportaciones de alto valor añadido.

Desde que se unió al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico en 1998, el Perú ha cuadruplicado las ventas de bienes no tradicionales llegando a los $5 mil millones.

En el ínterin, el Perú también ha firmado otros 17 TLC. Un 95% del total del comercio peruano está ahora cubierto por dichos tratados, que incluyen un acuerdo histórico con los Estados Unidos en 2009, el cual ha apoyado el esfuerzo del país para diversificar sus exportaciones.

De acuerdo a la ministra Silva, las ventas de productos no tradicionales hacia los EEUU, tales como espárragos, uvas, palta, alcachofas, mangos y quinua, casi se han duplicado en los siete años siguientes a la firma del TLC, alcanzando los $3 mil millones.

Evaluando nuevos mercados

Marcando el siguiente paso en el camino que el país está recorriendo hacia la liberalización comercial, el Perú se convirtió en uno de los firmantes del histórico acuerdo TPP en febrero. Ahora empieza un período de ratificación de dos años, en el que un mínimo de 6 de los Estados firmantes que representen al menos al 85% del PBI del bloque, deben confirmar el texto final.

Aunque algunos han expresado preocupaciones argumentando que tratados como el TPP arriesgan dañar a la industria agraria, Silva ha desestimado dicho argumento señalando que existían temores similares cuando el país firmó el TLC con los EEUU.

“Siete años más tarde, las exportaciones de nuestro sector agrario se han multiplicado por cinco” dijo. “Hemos creado 1,5 millones de puestos de trabajo nuevos solamente en el sector agrario”.

Además de darle al Perú un mejor acceso a cinco nuevos mercados – Australia, Brunéi, Malasia, Nueva Zelanda y Vietnam – se espera que el TPP también impulse el comercio con Japón y Canadá.

Asimismo, el Perú está buscando que su membresía atraiga a inversores que estén buscando una base para exportar a otros mercados del TPP.

De acuerdo a Silva, la membresía en el TPP podría incrementar las exportaciones no tradicionales del Perú en un 25% en el corto plazo, principalmente debido al crecimiento en envíos de alimentos, textiles de alpaca y productos pesqueros.

Valor añadido para compensar

El aumento de las exportaciones agrarias no tradicionales está llamado a aliviar el impacto de unos ingresos más modestos por exportaciones de materias primas.

El Perú presentó un déficit en 2015 de unos $2,9 mil millones, el más alto en la historia del país, debido a la caída en los precios de los minerales y menores ingresos de materias primas.

Las exportaciones totales cayeron un 13,6% hasta los $34,2 mil millones, de acuerdo al Banco Central Reserva del Perú. Las exportaciones tradicionales disminuyeron un 16% hasta $23,3 mil millones, mientras que las ventas de bienes no tradicionales experimentaron un declive de un 8% hasta los $10,9 mil millones.

Juan Manuel Benítez Ramos, ministro de agricultura e irrigación, le dijo al Congreso en enero que el gobierno planea aumentar el valor de las exportaciones agrarias en un 20% a $6 mil millones en 2016 para ayudar a diversificar la economía lejos de pilares tradicionales como los metales, el gas natural y la harina de pescado.

Las autoridades peruanas están buscando acelerar el crecimiento de las exportaciones no tradicionales en 2016 al capitalizar una amplia gama de oportunidades de nicho, incluyendo el aprovechamiento del aumento de la demanda de productos como la quinua.

El país alcanzó el año pasado la cima como productor global de quinua, por delante de competidores como Bolivia y Ecuador, con la producción de este alimento cada vez más popular alcanzando las 110.000 toneladas, de acuerdo al Ministro de Agricultura e Irrigación. El Perú ya es el principal exportador mundial de espárrago y bananas orgánicas.

Mientras tanto, en la Fruit Logistic Fair 2016, la exhibición internacional más grande de marketing para productos frescos, celebrada en febrero en Berlín, los agro-exportadores peruanos registraron pedidos de frutas y vegetales por un valor de $155 millones. Los medios locales informaron que esto representa un 20% de crecimiento anual en ventas.

El gobierno peruano tiene como meta completar un programa de 5 años de inversiones en irrigación por un valor de PEN 1,6 mil millones ($467 millones). Dicho programa está diseñado para expandir las áreas cultivadas y así impulsar las exportaciones agrarias.

La iniciativa actual, programada para añadir 53.000 hectáreas de tierras de cultivo a través de 232 proyectos de riego en pequeña escala, encaja con tres proyectos financiados con fondos privados que contribuirán con otras 150.000 hectáreas para las empresas agroexportadoras, señaló Benítez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ nueve = 15