Laberinto congresal por despilfarro de viáticos y otros gastos

Categoría: Destacado,Locales |
Jorge Castro Bravo

La revelación del doble cobro efectuado por seis congresistas de viáticos y gastos por semana de representación pone sobre el tapete, una vez más, el privilegio del cual gozan únicamente los parlamentarios, respecto del manejo de fondos, sin estar sujetos a ningún control, a diferencia de los demás trabajadores del sector público.

Esta es una perla más del cuestionado Parlamento, que ha encarpetado siete reformas al sistema de justicia y ha blindado al exfiscal de la Nación Pedro Chávarry. Se trata de un Congreso envuelto en escándalos, el más reciente la acusación de maltrato que hizo Karina Beteta, una de las viajeras, contra el presidente del Parlamento, Daniel Salaverry.

Resultado de imagen para Jorge Castro Bravo

Ayer, uno de los involucrados en el doble cobro, Jorge Castro Bravo, intentó meter a todos en el mismo saco. En una rueda de prensa, denunció que varios legisladores habían efectuado el cobro de los 2.800 soles por concepto de representación, sin haber cumplido íntegramente con tal función durante los cinco días útiles de la semana en sus regiones.

Castro detalló que de una muestra de 15 congresistas, 13 presentaban dicha “irregularidad”: Alberto de Belaunde, Carlos Bruce, César Villanueva, Daniel Salaverry, Janet Sánchez, Manuel Dammert, Marco Arana, Marisa Glave, Mercedes Aráoz y Patricia Donayre.

Aparte de los diez citados, el legislador tacneño solo por presión de los medios soltó otro nombre: Mauricio Mulder.

Glave tildó de canallesca la acusación y destacó que estuvo “trabajando en el Perú por temas de pasivos ambientales mineros”.

Y es que, según Castro, ella cobró por representación en junio del 2018 y debió haber cumplido actividades únicamente en Lima, que es la región que representa, pero también viajó a Puno. Como es de conocimiento público, la legisladora de Nuevo Perú ha tenido actividad en distintas regiones, haciendo seguimiento a denuncias vinculadas con la contaminación.

Lo que ha quedado en evidencia es que el Parlamento ni siquiera ha estado en capacidad de reglamentar los términos de la función de representación.

Informes sin sustento

Otro de los problemas se evidencia en los informes que presentan los legisladores cada mes, con una pésima redacción y sin contenidos relevantes.

Así, por ejemplo, en junio del 2018, el aprista Mauricio Mulder entregó una sola página, con la copia de una declaración suya en un diario local. Eso fue todo.

Yeni Vilcatoma confunde su función fiscalizadora con la de representación. Ello se evidencia en el documento en el cual coloca una foto suya haciendo guardia en una oficina de Odebrecht. Y Luz Salgado incluye la sustentación de un proyecto de ley (función legislativa), dentro de las actividades de representación.

En general, los informes, por lo demás mal estructurados, no ayudan a futuro a realizar adecuados análisis o balances sobre la función de representación.

Menos transparencia

El pleito por el gasto por semana de representación tiene su origen en la gestión de Luis Galarreta. Y es que con Luz Salgado los parlamentarios rendían los gastos y el Congreso les reembolsaba hasta por 2.000 soles.

Galarreta, en setiembre del 2017, decidió subir la cifra a 2.800 soles y optó por entregar a ciegas el dinero a los legisladores sin la obligatoriedad de la rendición de gastos, tal como ocurre con todos los demás trabajadores del sector público.

Datos

  • Cifras. El monto asignado por semana de representación es S/ 4.000. Con los descuentos, la cifra queda en S/ 2.800.
  • Adicional. Los congresistas además de su sueldo, reciben S/ 7.900 por “función congresal”. Con los descuentos, el monto queda en S/ 5.800. En total, S/ 8.600 sin rendición.
fhgthjjy
Fuente: La República

Fuente: La República

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco − = 2