OBSERVANDO EL PANORAMA ¡La Corrupción en Llamas! Una Alternativa Pragmática: Mayor Control

Categoría: Destacado,Politica |
Por: Marco Antonio Arrunátegui Cevallos
Analista Político

Dice el filósofo Goethe, que “de la oscuridad nace la luz”. Las crisis sirven para avanzar, afirma el historiador Arnold Toynbee, y esto es cierto. Salir de ellas ha permitido a la humanidad dar saltos cualitativos hacia adelante. Estamos ante esa oportunidad, a condición que, a pesar de la rabia, reflexionemos con serenidad y actuemos con Inteligencia.

La corrupción qué duda cabe, se inicia con la fundación de la República, sino, leamos el libro del desaparecido historiador Alfonso Quiroz “Historia de la Corrupción en el Perú”. Es un Cáncer repetitivo, pero también una Impunidad persistente. ¿Acaso el caso Lava Jato no se gestó en el vientre corrupto del Poder Judicial y el Ministerio Público?

Globos de gas
Pero necesitamos que las arcadas reflejadas en las convulsiones populares, amainen. Es irresponsable, tratar de auparse en ellas, para subir en las encuestas. No hay nada más efímero que sus cifras. Y el talante de la calle, suele cambiar en forma sorpresiva. Cuidado. Los globos de gas se revientan solos cuanto más suben.

Las masas convulsionadas no reflexionan según el sicólogo de masas Le Bon. No saldremos de esta Crisis con gritos ni estridencias. Lamentablemente, estamos en otra Crisis peor: La de no saber qué hacer y esa suele ser más dañina que las anteriores.

Luego del referéndum qué…
Ya conocemos los resultados del Referéndum último y, ahora, queremos llenar de parches viejos, una casa a punto de caerse debido a la profunda crisis política y la corrupción generalizada. Ad portas del Bicentenario. ¿Por qué no aplicamos una cirugía mayor? Empecemos a reconstruir una nueva casa en base a lo que queda de lo anterior, demoliendo las paredes que no sirven. Atrevámonos a refundar la República, como hizo Francia. Como lo hicieron las ex repúblicas socialistas soviéticas, cuando vieron que la paparruchada socialista rusa había explotado.

¿Y cómo se hace?
Mediante una nueva Constitución, construida no con fines taumatúrgicos, sino reformulando el Contrato Social trucho que teníamos y cerrando los candados que el fujimorismo había dejado abiertos, para que los mecanismos de Control fueran solo un mito.

El mayor antídoto
Dice el Banco Mundial que: “la Corrupción es el uso del poder en interés propio”, el mayor antídoto es Controlarlo, y si a pesar de eso sucede, aplicar las máximas sanciones. Por tal razón debe fortalecerse las atribuciones y la independencia de la Contraloría, cuyo Contralor debe ejercer sus funciones por diez años y hacerlo corresponsable de las trapacerías que no detecta.

El poder corrompe
Decía Lord Acton: “El poder corrompe. Y el poder absoluto corrompe absolutamente”. Y para que esto no suceda, la solución es “empoderar los mecanismos de control”, como recomienda el Banco Mundial (“Gobernabilidad y Desarrollo”). Así de simple es la ecuación.

Cuando las sociedades entran en crisis, lo primero que pierden es la sensatez. Y se afanan en encontrar culpables, soslayando la claridad para superar el problema. Y a esto contribuyen nocivamente determinados medios de comunicación y la población justamente enardecida.

Silencio cómplice
Todo aquel que tiene poder, tiende a utilizarlo en beneficio propio. Esto es axiomático. Los Magistrados del Poder Judicial TIENEN PODER, así con mayúsculas, el mismo qué, de acuerdo a los audios, fue usado en provecho propio o los de terceros. Y lo más grave: coludidos con los mecanismos de control como el CNM y el silencio también cómplice de la OCMA.

Decíamos que el poder corrompe. Y qué duda cabe que corrompió a los Magistrados. ¿Pero por qué pudo suceder esto? La respuesta nos la ofrece el BID: “porque fallaron los mecanismos de control”. Y esos mecanismos son el Congreso y el CNM, así de simple.

Estado de Derecho
Es bueno, conveniente y justo, que se castigue con vigor a quienes abusaron del poder que tenían. Pero cuidado. Hagámoslo respetando el Estado de Derecho, es decir, siguiendo el debido proceso. No hacerlo, no solo debilita los castigos y los expone, sino que debilita aún más al sistema de administración de justicia. Es igualmente justo, castigar y severamente a los miembros de los mecanismos de control. Lástima que el Congreso, que es el más importante, se declare impune.

Las crisis no solo originan Confusión. También se llevan consigo la serenidad y la reflexión. Es por eso que usualmente, no se puedan explotar al máximo. Las Crisis han sido los grandes saltos hacia adelante que ha dado la humanidad. Queremos que esta sirva lo mismo para el país. Por eso pedimos reflexión. De muy poco sirven las “calles calientes”, excepto para presionar el Cambio.

Los mecanismos
Se pretende ilusamente “acabar con la corrupción”. Esfuerzo vano. En el ránking de corrupción internacional, están todos los países del planeta (incluidos los escandinavos como Noruega). Los menos corruptos encabezan la lista. Nuestro país está en un lugar deshonroso casi al mismo nivel que Venezuela. El reto entonces, es ser cada día menos corrupto. Y para eso, debemos fortalecer los mecanismos de control que hemos mencionado. Todo lo demás es producto de la Confusión.

La relación axiomática es inversamente proporcional: a más control, menos corrupción. Este axioma social, debe guiar los esfuerzos que estamos haciendo todos para salir de esta crisis. No sin antes castigar ejemplarmente a los que han delinquido.

Reajustando la metodología
Se dice que este es un “problema de personas”. Respetando esta opinión, nosotros decimos que es un problema del Sistema de Control. Y esto se arregla reajustando la metodología del nombramiento de las personas que conformarán este sistema, cómo los fortalecemos, y cómo los obligamos a cumplir fielmente su función.

Sólido y empoderado
Es bueno que discutamos hasta el cansancio cómo reformaremos el CNM. Después de la crisis debe emerger sólido y empoderado. Por eso debemos llegar a un acuerdo respecto al procedimiento de designación de los Consejeros que lo conforman y los requisitos que deben tener los aspirantes. Lo mismo debemos hacer con la OCMA.

Lo del Congreso es político. Ellos, que también fallaron como mecanismo de Control se encargarán de resolver el problema de los otros, sin reconocer siquiera que también fallaron por estar distraídos en comisiones infructuosas que, solo buscan salvar a los grandes políticos investigados. Solo los que están en desgracia pasarán por su “moledora de carne”. Pero los otros no. Las Comisiones solo han servido para dar información privilegiada a los abogados de los perseguidos por la justicia.

Proyecto País
Solo pedimos no desperdiciar esta crisis. Ad portas del Bicentenario, es una lástima que recién a los 200 años nos hayamos convencido de lo que es un secreto a voces: “Donde se aprieta el dedo brota el pus”. Pero creemos que no todo está malogrado. Existen Jueces y Fiscales probos, así como hubo Consejeros del CNM que cumplieron su misión.

Confío en la capacidad y honestidad de quienes desde el Ejecutivo, Congreso, Ministerio Público, Poder Judicial y Medios de Comunicacion, han asumido la responsabilidad Constitucional de superar esta Crisis. Con ellos, otras Instituciones y con todos aquellos peruanos comprometidos con un Proyecto País y no con una Proyecto Bolsillo, Reconstruyamos la nueva casa.

Los invito a tener presente el Axioma: “A mejor y mayor Control, menos Corrupción”.

Finalmente:
El Presidente Vizcarra con la Legitimidad que le ha otorgado ultimamente el Pueblo Peruano, tiene que Internalizar que es Imperativo también potenciar y modernizar las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas ejecutando Obras Públicas a Nivel Nacional, y profundizar la Reconstruccion del Norte del País, para generar Empleo e Ingresos que potencien el Consumo, en vías de Reactivar la Economía que nos permitirá resolver los principales problemas del País aparte de la Corrupción, a saber: la Inseguridad, el Empleo, la Educación, la Salud, la Vivienda y una Vida Digna con Oportunidades para todos y cada uno de los Peruanos. Esa es mi opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve − 5 =