Arequipa: Nuevamente falta oxígeno

Arequipa registra 11 mil 935 casos activos de la COVID-19, según la Gerencia Regional de Salud, y comienza a quedarse sin oxígeno por lo que los familiares de personas infectadas, que se tratan en sus casas, deben formar filas de hasta dos cuadras para conseguir recargar un balón.

Uno de estos ciudadanos es Luis, quien llegó al local de Praxair, ubicada en el Parque Industrial, a las 5:00 a.m. para recargar el balón de oxígeno para su padre. Él contó a RPP Noticias que no creía en la enfermedad.

“Antes como que no creía, normal hacía mis cosas, pero ahora que me toca pasar el caso de mi padre es muy triste verlo así, necesita oxígeno. Cuídense, cumplan los protocolos.”, dijo.

Las personas que llegan a esta planta de oxígeno dejan el balón, pagan 140 soles y recién lo recogen al día siguiente.

La señora Luz María también tuvo que formar la fila para hacer recargar su balón de oxígeno.

“Muchos pensamos que no existe, pensamos que no nos va a dar. Pero en un momento entra y es como si la muerte entrará a tu casa. Tengan cuidado, el oxígeno es caro, no es fácil conseguir”, indicó.

El mismo panorama se registra en los exteriores de las demás plantas de oxígeno de la ciudad como la de la Universidad Nacional de San Agustín, cuyo costo de 4 soles por cada metro cúbico, y el de la Municipalidad Provincial de Arequipa, cuya recarga es gratuita.

Hospital COVID-19 también se asfixia
La situación no es diferente para los que están internados en el hospital Honorio Delgado, su director médico, Gustavo Tohalino Meza, dijo en RPP Noticias que sus plantas de oxígeno funcionan al 100% de su capacidad y ya no pueden tener un paciente más con cánula de alto flujo porque provocarían el colapso de todo el sistema.

“Otro grave problema es el abastecimiento de oxígeno. El fin de semana las plantas se paralizaron producto de la alta demanda y tuvimos que reiniciar. Tenemos tres plantas de oxígeno más dos tanques que nos permiten almacenar 25 mil metros cúbicos, pero debido al alto flujo que damos a los pacientes estamos en el límite, ya no podemos aumentar una cama más”, explicó.

Ante esta situación y la posibilidad de que los pacientes requieran cantidades más grandes de oxígeno, Gustavo Tohalino dijo que la única solución es instalando una planta más.