Bolsas del mundo registran fuertes alzas en respuesta a plan de rescate europeo

Las bolsas de todo el mundo abren la semana con fuertes alzas en respuesta al gigantesco fondo de 720,000 millones de euros (algo más de 900,000 millones de dólares) aprobado por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para defender la moneda del bloque.

Entusiasmados con el acuerdo aprobado ayer contra reloj en Bruselas, los mercados del Viejo Continente se disparaban tras su apertura, después de acumular fuertes descensos durante la semana última.

Tras su apertura, el Dow Jones de Wall Street sube casi un 4 por ciento. París ganaba 8,86 por ciento; Francfort, 4,84 por ciento; Milán, 9,89 por ciento; Londres, 5,23 por ciento; Madrid, 12,50 por ciento; Bruselas, 8,47 por ciento; Atenas, 9,75 por ciento, y Lisboa, 9,91 por ciento.

La dimensión del fondo, sin precedente, y el compromiso inesperado del Banco Central Europeo (BCE) de comprar bonos de la eurozona de ser necesario, dio a los inversores cierta confianza para regresar a los activos de riesgo.

Así mismo, el euro, víctima de los ataques especulativos que se dispararon durante la semana última, se comercializaba a 1,30 dólares, tres centavos por encima del cierre del viernes.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, consideró que el acuerdo alcanzado «hará fracasar todo intento» de especular con la moneda única.

«La UE ha concluido un acuerdo que nos permite responder de manera rápida y efectiva a los riesgos. Cualquier intento de especular con la zona euro fallará. Todos los estados apoyarán a cualquier socio que tenga dificultades», dijo.

Barroso hizo estas declaraciones durante la apertura de la edición europea del Foro Económico Mundial, que se celebra hoy y mañana en Bruselas, y en la que también participó el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el primer ministro dimisionario belga, Yves Leterme.

Los tres defendieron la necesidad de incrementar el gobierno económico en la zona euro más allá de la vigilancia de la salud de las finanzas públicas, para evitar la repetición de una crisis como la iniciada en Grecia.

El plan de ayuda aprobado ayer por los ministros de Finanzas de la UE consiste en una combinación de préstamos y garantías de préstamos otorgados por la Comisión Europea, los países miembros de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El acuerdo obtenido es mucho más complejo que el pactado para Grecia la semana pasada, por el que se concedió a ese país un total de 110,000 millones de euros.

La utilización del nuevo mecanismo de asistencia financiera de la UE podrá ser solicitada por los países que sufran «serias amenazas», que puedan ocasionar importantes «alteraciones económicas y financieras».

Ese dispositivo consistirá en tres partes. La primera será un fondo administrado por la Comisión Europea, que captará recursos en los mercados de capitales u otras instituciones. El monto de ese fondo estará limitado a unos 60,000 millones de euros.

La segunda parte del mecanismo podría llegar a movilizar 440,000 millones de euros mediante créditos en los cuales los países miembros de la eurozona serán los garantes.

La tercera parte del plan prevé una extensión de crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) de 100,000 millones de euros, en forma similar a los 30,000 millones de euros que aprobó ayer para Grecia esa institución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.