Cercado de Lima: MML confirmó 17 casos de dengue en la Unidad Vecinal Mirones

Diecisiete casos de dengue se reportaron en la Unidad Vecina Mirones, en el Cercado de Lima, confirmó este lunes la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML).

Lucía Solís Alcedo, gerente de Desarrollo Social de la Municipalidad de Lima, indicó que en coordinación con el Ministerio de Salud (Minsa) y la Dirección de Redes Integradas (Diris) iniciaron hoy una jornada de fumigación a fin de evitar nuevos contagios de la enfermedad. Cerca de 1700 viviendas serán desinfectadas.

“La primera etapa del proceso de fumigación, de consejería, de visitas casa por casa para el recojo de inservibles y las orientaciones que vamos a dar a la comunidad, tiene una duración de tres días”, manifestó en declaraciones a la prensa.

CONTENER EL BROTE
Horas atrás, en una entrevista con RPP, el viceministro de Salud, Percy Minaya, indicó que hay equipos que están acudiendo a la unidad vecinal “para poder contener el brote”.

Precisó que regularmente se presentan casos de dengue en el país, por lo que aseguró que los sistemas de vigilancias se mantiene activo.

“Si se detectan casos febriles, si se confirma la enfermedad, inmediatamente acudimos a hacer un bloqueo de la zona, verificar si hay más casos y fumigar en la zona. Eso es parte del protocolo y ya se está haciendo en la zona”, dijo.

“Tengo fiebre alta”
Sergio Gastelo, vecino de la Unidad Vecinal Mirones, indicó a RPP que junto a su madre acudieron al centro de salud de la zona, luego de que uno de sus vecinos dio positivo al dengue. Primero les descartaron COVID-19, pero ahora presentan fiebre y dolor muscular.

“Tengo fiebre alta. Tengo dos pruebas antígenas, que el trabajo me hace, negativas para la COVID-19. Mi mamá está con fiebre, con 39 grados. No le baja la fiebre por nada del mundo. Todos los síntomas que él presenta son los síntomas que nosotros tenemos y los vecinos de la Unidad también tienen”, relató.

RPP comprobó que el centro de salud de la Unidad Vecinal Mirones se encuentra colapsado y el personal médico ha tenido que instalar carpas para atender a pacientes con COVID-19 y a pacientes sospechosos con dengue.