Cómo cuidar tu celular en la playa: el sol, la arena y el mar podrian dañarlo seriamente

No hay nada como estar celebrando el año nuevo cerca a la playa y disfrutar de estos días de descanso disfrutando del litoral en verano, sobre todo en este lado del mundo. A pesar de lo feliz de la escena, hay un riesgo latente de sufrir problemas con nuestro teléfono debido a la larga exposición a un ambiente poco propicio para su funcionamiento y que combina tres elementos que pueden resultar graves: la playa.

Qué daño le hace el calor al smartphone
El calor puede dañar seriamente los componentes internos y la pantalla del equipo
El calor puede dañar seriamente los componentes internos y la pantalla del equipo | Fuente: iStock
Un sobrecalentamiento del teléfono es un cuadro grave, pues genera problemas internos serios. Para empezar, a ciertas temperaturas el equipo deja de funcionar. De hecho, el sistema advierte sobre súbitos incrementos en la temperatura interna y pide que el equipo deje de ser usado y se enfríe por un tiempo.

El problema es más frecuente cuando vamos a la playa y dejamos el teléfono sobre la toalla sin cubrirlo o ponerlo bajo sombra. Ojo: no lo tapes, porque eso genera condensación grave.

Cuando el teléfono comienza a acumular calor internamente, comenzará a bajar el rendimiento: fallos, cierres de apps, sistema colgado. Eso ya es indicador de sobrecalentamiento.

La sensibilidad de los teléfonos a altas temperaturas y micro partículas en el agua salada provocan daños serios al equipo
La sensibilidad de los teléfonos a altas temperaturas y micro partículas en el agua salada provocan daños serios al equipo | Fuente: iStock
Otro detalle por cuidar es la rotura del panel. Las pantallas trabajan mejor manejando el frio que el calor, y la larga exposición provoca que las capas de vidrio comiencen a ceder ante las altas temperaturas.

Si tienes un equipo con protección IP – prevención para el ingreso de agua y polvo – evita ponerlo en un cooler o nevera. Esto podría provocar una condensación súbita dentro del equipo y generar microgotas de agua en la placa o componentes internos.

Evita darle mucho uso pesado al equipo: streaming, grabación de video, juegos. Deja descansar al equipo en pequeños intervalos y procura dejarlo en un sitio ventilado. De paso, quita la funda.

Qué daño le hace la arena al smartphone
La arena es una gran preocupación, porque es inevitable que le entre algo al equipo. Hay ciertas fundas que podemos colocar para evitar que ingresen partículas, pero esto podría amplificar la temperatura interna del smartphone.

El ingreso de arena a los puertos de carga puede generar un corto, pues esas micropartículas pueden dañar los filamentos que protegen al sistema contra un falso contacto. Además, alguna podría colarse por rendijas del equipo y montarse sobre el sensor fotográfico u obstruir las bocinas de audio.

Trata de mantener el equipo en alto, como una silla o una mesa. Dejarlo en un bolso podría incrementar la temperatura. Además, dale más uso al comando de voz para evitar tocarlo. Tus manos tendrán arena siempre, y puede ingresar por las divisiones del panel y el borde metálico.

Qué daño le hace el agua salada al smartphone

Recuerda que un teléfono con IP no es “acuático”, sino resistente al agua. A diferencia de un equipo “a prueba de agua”, el resistente te permite contar con una protección extra por si se cae al agua o comienza a llover. Pero ten en cuenta que toda referencia al agua en smartphones se basa en agua dulce, y no a la del mar.

Si vas a ingresar al mar con el teléfono, usa una funda que lo proteja. Cuando salgas, lava la funda y limpia cada grano de arena para evitar que ingrese al equipo. Una vez que limpiaste la funda, retira el teléfono.

Qué hace si ya se dañó con agua salada
Cubrir con arroz crudo el teléfono es una medida tradicional en estos casos
Cubrir con arroz crudo el teléfono es una medida tradicional en estos casos | Fuente: iStock
Saca el equipo del agua y sécalo. El problema radica en la cantidad de sal que pueda haber ingresado al dispositivo. Se recomienda el uso de agua destilada para remojar el teléfono, aunque podríamos usar algo de alcohol isopropílico. Remojar el teléfono en cualquiera de estas dos opciones, y por unos segundos, ayuda a que el exceso de sal pueda salir del equipo.

El problema con el agua salada es el poder de corrosión que tiene sobre componentes internos. Así sea IP68, el equipo puede dañarse irreversiblemente si aloja algo de sal en los integrados de la placa.

Puedes aplicar algunos métodos para extraer el agua y secar el equipo. Muchos mencionan el arroz crudo por 24 horas para retirar la humedad, y otros afirman que rodear de servilletas al smartphone y guardarlo en una bolsa tipo ZipLock permite secar la condensación de agua. Haz esto después de remojar el equipo para quitar el agua salada.

rpp