EE.UU. – Rusia: Tensión por el bombardeo en Siria


Estados Unidos bajo la orden de Donald Trump disparó el jueves 59 misiles crucero Tomahawk contra una base aérea de Siria desde la que dijo se organizó un ataque mortal con armas químicas esta semana, en lo que constituye el primer asalto directo del Gobierno estadounidense contra el régimen de Bashar al Assad en seis años de guerra civil y proporciona una escalada sin precedentes en las tensiones con Rusia, principal aliado de Damasco.

El Grupo internacional de apoyo a Siria (ISSG) se reunirá de forma urgente en la ONU este viernes a petición de Rusia, la reunión será presidida por el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura.
El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, emitió un comunicado en el que señaló que su país “apoya totalmente la acción limitada y concentrada de Estados Unidos para degradar la capacidad del régimen de (Bashar) Al Asad de lanzar ataques con armas químicas contra inocentes civiles, incluidos muchos niños”.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse de urgencia a las 10:30 a.m. (hora de Perú) para tratar la situación de Siria.

El presidente turco Recep Tayip Erdogan afirmó que el ataque estadounidense a Siria es un “paso concreto”, aunque insuficiente.

El presidente estadounidense, Donald Trump, explicó que estos ataques estaban «asociados al programa» de armas químicas de Damasco y «directamente relacionados» con los «horribles» acontecimientos del martes.

Rusia, sin embargo, condenó la «agresión» estadounidense y suspendió un importante programa de cooperación con Washington para evitar colisiones en el transitado espacio aéreo sirio.

El ataque supone la orden militar más relevante de Donald Trump desde que asumió la presidencia de Estados Unidos y aumenta la implicación de Washington en el complejo conflicto sirio. El gobierno de Obama amenazó con atacar a las fuerzas de Assad tras ataques previos con armas químicas, pero nunca llegó a hacerlo. Trump pidió a «todas las naciones civilizadas» que se sumaran a Estados Unidos para poner fin a la violencia en Siria.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, vio el ataque como una «agresión contra un estado soberano en violación del derecho internacional», según su portavoz, Dmitry Peskov.

«La iniciativa de Washington asesta un golpe significativo a las relaciones entre Rusia y Estados Unidos, que ya están en un estado deplorable», dijo Peskov. El vocero añadió que el ataque crea un «importante obstáculo» para crear una coalición internacional contra el terrorismo.

El Ministerio ruso de Exteriores anunció más tarde que suspendería un memorando con Washington, firmado después de que Rusia iniciara una campaña aérea en apoyo de Assad en septiembre de 2015. Dentro del acuerdo, los dos países compartían información sobre sus vuelos en el espacio aéreo sirio.

Además, el Kremlin cuestionó la eficacia del ataque, señalando que sólo 23 de los 59 misiles habían alcanzado la base aérea. Los proyectiles destruyeron seis aviones sirios pero dejaron la pista de aterrizaje intacta, afirmó Moscú, que confirmó haber sido informada del ataque con antelación.

Una coalición liderada por Estados Unidos bombardea objetivos del grupo extremista Estado Islámico en Siria desde 2014, mientras que la fuerza aérea rusa ha atacado tanto a los grupos extremistas como a los rebeldes sirios para asistir a las fuerzas de Assad.

Moscú pidió una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

Nueve civiles, entre ellos cuatro niños, murieron en los bombardeos estadounidenses, anunció este viernes la agencia oficial Sana.

«La agresión estadounidense provocó la muerte de nueve civiles, entre ellos cuatro niños, causó siete heridos y ocasionó importantes destrozos en casas de las aldeas de Al Shayrat, Al Hamrat y Al Manzul», cercanas a la base atacada, informó la agencia.

Según Sana, cinco civiles -entre ellos tres niños- murieron en la aldea de Al Shayrat, situada al lado de la base militar del mismo nombre.

Los otros cuatro civiles -un niño entre ellos- resultaron muertos en la localidad de Al Hamrat por un «misil norteamericano», y siete personas fueron heridas por otro misil en la de Al Manzul, según Sana.

Por su parte, el Ejército sirio confirmó que seis militares murieron en el ataque, pero el Observatorio Sirio de Derechos Humanos elevó la cifra de víctimas militares a siete, incluyendo un comandante.

La base aérea de Shayrat se encuentra a 25 kilómetros al sureste de la ciudad de Homs y, según el Observatorio, es la segunda más importante de la aviación siria.

Según Estados Unidos y el Observatorio, esa base fue el punto desde donde despegaron los aviones que bombardearon la localidad de Jan Shijun el pasado martes.

La ONU ha confirmado que al menos 70 personas murieron y más de 200 resultaron heridas en esa localidad, aunque el Observatorio elevó la cifra de fallecidos a 87 y la Defensa Civil ha hablado de más de 300 heridos.

La oposición siria y varios países, entre ellos Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, han acusado al Gobierno de Bashar al Assad de haber usado armas químicas en el ataque.

Sin embargo, las autoridades de Damasco han reconocido que llevaron a cabo el bombardeo contra Jan Shijun el pasado martes, pero han negado de manera categórica el uso de armas químicas.

Según su versión, golpearon un depósito de armas químicas de la antigua filial de Al Qaeda introducidas de contrabando a la provincia de Idleb desde la frontera con Iraq y Turquía y que habían escondido en áreas residenciales de Jan Shijun.

«El régimen sirio ostenta toda la responsabilidad de este desarrollo. La OTAN ha condenado consistentemente a Siria por el uso continuado de armas químicas como una clara violación de las normas y acuerdos internacionales», señaló en un comunicado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

En la línea de la reacción de la OTAN, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Francois Hollande, acusaron al presidente sirio de cargar «en solitario con la responsabilidad» por el ataque con armas químicas del martes y por el subsiguiente bombardeo estadounidense.

Fuente: Agencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.