El 38% de robos en tarjetas de crédito y débito en el 2020 se realizaron por internet

“En el sector financiero, el fraude y la estafa se encuentran relacionados a la acción desarrollada por delincuentes, quienes buscan a través de engaños, apropiarse de los fondos de los ahorristas o utilizar sus líneas de crédito en beneficio propio, aprovechándose del desconocimiento o distracción de los usuarios”, señala Eva Céspedes, directora de Relaciones con el Consumidor de Asbanc.

Además, según una investigación de Fortinet, hasta junio del año pasado los usuarios peruanos sufrieron más de 613 millones de intentos de ciberestafas.

Tipos de robo por internet
Entre los tipos de fraude más conocidos y practicados por los delincuentes están:

  1. Phishing: En esa modalidad te envían un correo electrónico que suplanta la imagen de una empresa con el objetivo de obtener tus datos privados como claves de cuentas bancarias, número de tarjetas, etc.
  2. Smishing: Esta es una combinación de SMS y phishing, a través de la cual envían mensajes de texto falsos para que los usuarios ingresen a una plataforma falsa e idéntica a la original con el fin de robar tus datos personales.

3· Pharming: En esta modalidad la víctima coloca la URL de la entidad financiera; sin embargo, un malware lo redirige a la página web falsa.

4· Vishing: La finalidad de este fraude el cliente brinda información confidencial a través de una llamada de teléfono, donde el delincuente se hace pasar por un empleado de la entidad financiera.

¿Cómo evitar ser una victima más?
Para evitar formar parte de la estadística de robos por por internet, ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • No dejes tu número de tarjeta grabado en tu celular, sea en un bloc de notas o en un mensaje.
  • A penas sufras el robo de tu celular debes anular las cuentas financieras que estuvieran asociadas a tu equipo, bloquea tu línea y el dispositivo.
  • Antes de entrar a la página web de tu banco digita el link por ti mismo. No entres a enlaces sospechosos que te envién por mensaje.
  • Si recibes una llamada o mensaje en la que te solicitan algún tipo de clave no la brindes.