“El Chavo del 8”: Nueve cosas que tal vez desconocías del popular programa de Chespirito

De la mente de Roberto Gómez Bolaños, conocido también como Chespirito, surgieron personajes memorables para la televisión de México y buena parte de América Latina. Pero, sin duda, su programa más popular fue “El Chavo del 8”, capaz de sobrevivir con enorme éxito en la pantalla chica a lo largo de 25 años.

Una disputa por los derechos, sin embargo, acabó con el reinado de “el programa número uno de la televisión humorística”, tal y como era anunciado. Y pese a que “El Chavo del 8” dejó de transmitirse en varios canales de todo el mundo, la historia del niño huérfano que vivía en una “bonita vecindad” junto a sus amigos continúa cautivando a nuevas generaciones.

Al ser una producción con tantos años al aire, hubo entretelones y más de una incógnita alrededor de los personajes que, probablemente, más de uno de sus millones de espectadores desconocía. A continuación, te presentamos algunos datos que todo fan de “El Chavo del 8” debería conocer.

  1. ¿Por qué se le llamó “El Chavo del 8”?
    En la ficción, el Chavo era un niño huérfano que fue recibido en la vecindad por una anciana que residía en el departamento 8.

Sin embargo, lo cierto es que los sketches humorísticos de Chespirito no surgieron en Televisa, sino en el “Canal 8”, como se le denominaba a la emisora Televisión Independiente de México (TIM). Así, cuando su sketch del Chavo ganó fama, los televidentes de entonces identificaron a su programa como “El Chavo del 8”, en alusión al canal en que se emitía.

Para 1973, TIM y la emisora Telesistema Mexicano se fusionaron y de allí nació Televisión Vía Satélite, o Televisa. Los programas de Chespirito se mantuvieron con sus nombres originales y el guion de “El Chavo del 8” le asignó la casa ocho al niño huérfano para adaptarse a los nuevos tiempos.

  1. ¿Cuándo fue la primera aparición de “El Chavo del 8”?
    Roberto Gómez Bolaños venía trabajando junto a Ramón Valdés, María Antonieta de las Nieves y Rubén Aguirre desde fines de los años sesenta.

Por eso, no fue casualidad que ellos fueran la base del segmento de “El Chavo del 8”, aparecido por primera vez en 1972, en el programa “Chespirito”. Aquel año, se transmitieron 11 capítulos, con tal éxito que el año siguiente se emitía semanalmente con título propio.

Fue entonces que Florinda Meza (Doña Florinda), Carlos Villagrán (Quico), Édgar Vivar (el señor Barriga) y Angelines Fernández (Doña Clotilde) se sumaron al reparto. Luego haría lo mismo Rubén Aguirre.

  1. ¿Quién era Enrique Segoviano?
    “Dirección, Enrique Segoviano”, solía oírse luego de que el locutor de “El Chavo del 8” presentaba a los actores y las actrices que participaban en cada episodio durante una nueva temporada.

Aunque esta locución solo fue parte del programa en la década de 1970, el nombre de Enrique Segoviano persistió en la mente de los fans del show. Pero ¿quién era esa persona?

Actor, productor, director y guionista, natural de República Dominicana, Enrique Segoviano encabezó la dirección de “El Chavo del 8” entre 1973 y 1978. Fue, además, pareja de Florinda Meza, quien en el 2015 confesó que estuvo a punto de casarse con él antes de su relación con Gómez Bolaños.

  1. Y hablando del locutor, ¿quién fue?
    Se llamaba Jorge Gutiérrez Zamora y su voz inigualable era la encargada de presentar los capítulos y el elenco al iniciar el programa. En la memoria de muchos televidentes quedó su famoso “supercomediante Chespirito”.

Además, el locutor trabajaba para Televisa y fue el responsable de la presentación de varias producciones durante la década de 1970. En “El Chavo del 8” llegó a aparecer en algunos episodios, incluso como actor extra en el de las vacaciones en Acapulco.

  1. ¿Por qué la Chilindrina abandonó el programa durante un año?
    En 1973, “El Chavo del 8” conquistaba la televisión con nombre propio. Y su apogeo fue inmediato. Sin embargo, María Antonieta de las Nieves, la actriz encargada de encarnar a la Chilindrina, comenzó a aparecer cada vez menos en la serie.

Aunque se rumoreó de problemas con Chespirito, lo cierto fue que la intérprete se encontraba embarazada y, debido a su avanzado estado de gestación, debió abandonar la vecindad cuando se hallaba de 8 meses.

En 1974, nuevos proyectos la continuaron apartando de la ficción, pues tuvo la oportunidad de presentar el programa “Pampa Pipiltzin” en el canal 13 de Imevisión, actualmente conocido como Azteca Uno. Un año después, vuelve al elenco de “El Chavo del 8” con un episodio especial titulado “El regreso de la Chilindrina”.

¿Cómo hicieron para volver a incluirla en la ficción? Simple: todo este tiempo, la Chilindrina estuvo de vacaciones donde sus tías de Guanajato.

  1. “A mí se me saca del programa, porque Quico se le fue arriba en popularidad. Por las características del mismo personaje. El Chavo era más sencillo, más gris. Y Quico llamaba mucho la atención”, dijo Villagrán al respecto en un canal argentino, el año pasado.

La acusación no era nueva. Y ante ella, Gómez Bolaños solía responder en las entrevistas que siempre respetó la renuncia de Villagrán y hasta le dio permiso para utilizar el personaje. La salida de Quico, no obstante, dejó un vacío y, años después, una disputa por los derechos en los 2000.

FUENTE: RPP