Exportadores preocupados por falta de promoción comercial de la madera

Frente a la próxima publicación de la Ley Forestal, la Asociación de Exportadores (ADEX) se reunió con los representantes de los ministerios responsables de su elaboración y presentó una serie de propuestas que hará más competitivo el sector maderero, poniendo énfasis en la necesidad de que la legislación promueva, además de la conservación y respeto de los bosques, un desarrollo comercial exportador responsable.

En la reunión, convocada por ADEX y el MINCETUR y que contó con la presencia de los representantes de los ministerios de Agricultura, Comercio Exterior, del Ambiente y la Producción, responsables de la elaboración de la Ley, el presidente del Comité de Madera de ADEX, Juan Pablo Feijoo, manifestó su preocupación por algunos puntos plasmados en la versión preliminar de la ley que le restaría competitividad al sector.

“Una de las principales problemáticas que vemos dentro de la propuesta que está circulando es la facilidad para entregar tierras con fines de conservación, dentro del bosque de producción permanente. Consideramos que este tipo de iniciativas podría restar territorios o hectáreas para la producción”, señaló Feijoo.

En su opinión, se debe hacer el esfuerzo para mejorar los cuidados de los bosques de conservación que ya existen y si es que quieren delimitar o restringir el volumen de tierra para producción permanente, podría ir dentro del ordenamiento territorial de la Ley. “Además creemos que la mejor forma de conservación del bosque es entregar en concesión a buenos operadores”, afirmó

El exportador maderero refirió la necesidad que la Ley promueva más el desarrollo del sector, lo que hasta ahora no está ocurriendo. Las áreas destinadas a las concesiones son muy pequeñas para las necesidades del sector, no se está abarcando a plenitud el tema de financiamiento a los concesionarios y otros puntos que se presentaron oportunamente a los responsables de la elaboración de la ley.

“En la versión preliminar, La ley dice que la concesión del bosque para producción se hace sobre la base de aprovechamiento de 10 mil a 40 mil hectáreas, cuando debería ser entre 40 mil a 100 mil hectáreas ya que para mantener un aserradero de medianas dimensiones se es necesaria esta cantidad de terreno”, aseguró

Feijoo señaló que en la actualidad hay escasez de recursos debido incertidumbre legal y por la falta de financiamiento. Los operadores del bosque no han entrado a las concesiones porque no saben como porque el marco legal no está muy bien definido, o simplemente no hay dinero porque los mercados se cayeron. “El sector forestal está pasando un mal momento, por ello necesita un empujón, para reactivar el ingreso de los buenos concesionarios de los bosques y recobrar el crecimiento del sector”. Finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


dos + = 3