Con el objetivo de garantizar la entrega de alimentos inocuos, de calidad y nutritivos durante el año escolar 2022, los jueces de paz de la Corte Superior de Puno realizarán el seguimiento y supervisión de la distribución a más de 172 000 niños, niñas y adolescentes.

Esta medida fue suscrita a través una acta de entendimiento de cooperación interinstitucional, entre el presidente de la Corte Superior de Puno, Pánfilo Monzón Mamani, y el director ejecutivo del Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, Fredy Hinojosa Angulo.

El documento dispone la participación de los jueces de paz en las acciones de seguimiento y supervisión a la gestión del servicio alimentario, con el objetivo de reportar ocurrencias y eventos que afecten su normal funcionamiento.

Asimismo, se proyecta la realización de talleres de capacitación descentralizados dirigidos a los jueces de paz y actores vinculados a la defensa y promoción de los derechos de las niñas y niños en edad escolar.

El juez superior Pánfilo Monzón destacó la importancia de que los niños, niñas y adolescentes se beneficien con una distribución más efectiva y transparente.

“Saludamos la buena práctica para garantizar la entrega efectiva y oportuna de los alimentos a los beneficiarios, que estamos seguros servirá de ejemplo en otras regiones, nuestros jueces y juezas de paz son el primer escalón del sistema de justicia, por tanto, tienen las consideraciones respectivas en sus centros poblados y distritos donde fiscalizarán la adecuada distribución”, indicó.

El director ejecutivo del programa Qali Warma, Fredy Hinojosa Angulo, refirió que el trabajo con los jueces y juezas de paz se desarrollará desde la base, con los comités escolares, docentes, directores y estudiantes.

“Por tanto, nuestro agradecimiento a la Corte Superior de Puno por involucrarse en el proceso de la alimentación de niños y niñas de la región Puno”, expresó.