Kina Malpartida sigue siendo nuestra campeona

ANDINA.- La boxeadora peruana Kina Malpartida derrotó a la brasileña Halana Dos Santos por nocaut técnico y retuvo su título mundial de box categoría súper pluma, en una vibrante pelea disputada en el coliseo Eduardo Dibós.

El árbitro de la pelea detuvo el encuentro en el sétimo round debido a que Halana Dos Santos no podía continuar más ante el severo castigo a la que Malpartida la sometió.

La decisión del juez buscaba proteger la salud y la integridad física de la boxeadora que ya había sido completamente superada por la fuerza y la técnica de la peruana.

Si el árbitro no detenía el encuentro, la retadora brasileña habría sido noqueada por Kina, según opinaron entendidos en box entrevistados por los medios de comunicación.

El esperado pugilato se inició al promediar las 22.40 horas con las graderías del coliseo completamente abarrotadas por más de 6 mil espectadores que fueron a alentar a la ejemplar deportista peruana.

El primer asalto, la brasileña salió bastante incisiva y dio la impresión de que iba a complicar a Kina usando su velocidad.

Sin embargo, luego de asimilar algunos golpes sin mayor riesgo, Kina empezó paulatinamente a tomar las riendas de la pelea, colocando en varios momentos a su rival contra las cuerdas y obligándola a “amarrar” con lo brazos para evitar golpes directos al rostro.

Es así como los rounds siguientes, Kina logró conectar diversos golpes directos al rostro de Halana Dos Santos que poco a poco fue perdiendo fuerzas y aliento para contener a la campeona mundial.

Los rounds 4, 5 y 6 fueron los más claros a favor de la peruana y todo apuntaba que tarde o temprano llegaría el esperado nocaut.

Al iniciarse el sétimo asalto, a sabiendas de que estaba perdiendo la pelea, la brasileña realizó un desesperado intento por tomar la iniciativa y poner a la peruana contra las cuerdas, pero la campeona mundial hizo prevalecer su mejor técnica para revertir la situación.

Faltando pocos segundos para finalizar este round, Kina Malapartida logró conectar un golpe directo al rostro de Halana Dos Santos, que fue suficiente para que el árbitro detuviera el encuentro para preservar su integridad.

Ante ello, todo el coliseo estalló en una exclamación de alegría y el clásico grito de “¡Perú, Perú, Perú!”, retumbó en el Dibós.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.