Madgyel Ugaz ha aprendido a quererse con rollitos y celulitis después de llegar a pesar 115 kilos

Magdyel Ugaz, quien regresa a la televisión con «De vuelta al barrio», ahora se mira al espejo y se gusta tal cual es. «Si yo no quiero a mis rollitos, nadie los va a querer», comentó.

Hubo una época en la que Magdyel Ugaz renegaba cuando se miraba al espejo. No estaba contenta con su cuerpo y eso la llevó a caer en la anorexia y bulimia. Felizmente, ella pudo superarlo y ahora se acepta tal cual es: con sus rollitos y celulitis.

«Llegué a pesar 115 kilos. Tenía una humanidad sabrosa y poderosa», recordó la actriz quien, en un momento, recibió críticas por su sobrepeso cuando interpretaba a la coqueta Teresa en «Al fondo hay sitio». Precisamente, ella agradece el cuerpo que la compaña pues le permitió dar vida a este personaje.

SI bien en el pasado quiso ser diferente, ella optó por aceptar aquellas cosas que la incomodaban de sí misma. Actualmente, si bien hay días en que aún se cuestiona, frente al espejo, si es guapa o no; se gusta tal cual es. «Miro mi celulitis y no hay problema. Abrazo mis rollitos y digo: ‘Si yo no los quiero, nadie los va a querer'», aseguró Magdyel Ugaz al diario Trome.

SU REGRESO A LA TV
La actriz, quien se alejó de la televisión después de la conducción en «Mujeres al mando», regresará a la ficción con «De vuelta al barrio», que ha retomado las grabaciones luego de un paro durante la cuarentena.

«Tendré un personaje que estoy aprendiendo a conocer. Una chica trabajadora, sola, que pone en su sitio a quien llegue con malas intenciones», dijo sobre su ingreso a la serie que contó con otros artistas de «Al fondo hay sitio» como Mónica Sánchez, Adolfo Chuiman y Erick Elera.

Como se recuerda, la última producción televisiva en la que ella estuvo involucrada fue en el 2018, en “Colorina”, la telenovela de Del Barrio Producciones donde tuvo el papel protagónico.

PIDE DENUNCIAR CUALQUIER FORMA DE ACOSO
Por otro lado, Magdyel Ugaz denunció haber sido víctima de acoso sexual cuando era adolescente, solo que en ese momento no lo reconoció como tal.

«Yo también he sido víctima y no lo sabía. Cuando empecé a actuar a los 13 años, me tocaban, me abrazaban o me pedían que me siente en las piernas y yo sentía incomodidad», comentó al diario La República.

En ese sentido, la actriz de «De vuelta al barrio» recalcó que es «importante denunciar y verbalizar si realmente te has sentido vulnerada».