Miguel Bosé prohibió a su sobrino asistir al funeral de su madre por no practicar la religión católica

En marzo pasado, falleció la actriz Lucía Bosé, la gran matriarca de la familia, a los 89 años a causa de una neumonía. En ese momento, su hijo Miguel Bosé tuvo un sucinto mensaje por Twitter: “Ya está en el mejor de los sitios”

Ahora, según ha publicado el diario español ABC, el cantante organizó un homenaje a su madre en su casa y él mismo seleccionó a los invitados. Sin embargo, vetó la entrada de su sobrino, Olfo Bosé, por no practicar la religión católica. Algo que ha sorprendido ya que el artista siempre ha tenido buen trato con sus familiares.

“Han pasado siete años desde que cometí un error. Parece que soy una especie de Judas. Yo solo quería despedirme de mi abuela y de toda mi familia, pero mi tío no me ha dejado”, contó el sobrino, de 40 años, quien decidió convertirse al hinduismo balinés durante uno de sus viajes a Asia.

El pasado 24 de julio, se celebró una misa en homenaje a la actriz Lucía Bosé. Fue oficiada por el mediático sacerdote, Carlos Fuentes, amigo del músico. Pero Olfo no fue el único ausente de la familia.

Tampoco pudieron asistir Lucía y Paola, hermanas del intérprete “Amante bandido”, quienes residen en Valencia. Ni sus primos Nicolás Coronado y Alma Villalta, que también estaban invitados, pero no llegaron por motivos laborales. Al final, son muchos los miembros de la familia de Miguel Bosé que se han quedado sin despedirse de Lucía.

Según el medio español, en las próximas semanas los hijos de Lucía Bosé se repartirán algunos de sus recuerdos personales ya que la matriarca decidió dejar en vida la propiedad a su nieta Alma Villalta.