NASA investiga las “nubes invisibles” que se formaron al oeste de Australia

Un grupo de extrañas nubes gigantes en forma de rosetón, que sólo son visibles desde el espacio, han sido observadas por el satélite Aqua de la NASA cerca de la costa occidental australiana.

Se trata de nubes actinoformes. Derivada de la palabra griega que significa “rayo”, es una colección de nubes poco profundas que se organizan en una estructura radial distinta. A veces, el sistema de nubes aparece con una estructura en forma de hoja o en un patrón de radios sobre una rueda con brazos radiantes llamados actiniae.

“Las nubes actinoformes toman formas ligeramente diferentes, pero la estructura general es consistente”, dijo Michael Garay, investigador de nubes en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en un comunicado.

A veces aparecen en líneas, pero en este caso aparecen distribuidas más aleatoriamente a través del campo de nubes. La imagen fue adquirida frente a la costa occidental de Australia por el espectroradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) en el satélite Aqua de la NASA el 29 de enero de 2020.

Se les denomina “nubes invisibles” ya que son imposibles de reconocer desde el suelo porque ocurren a grandes escalas, a veces se extienden a lo largo de 300 kilómetros de ancho, en campos de nubes de bajo estratocúmulo que se encuentran comúnmente en el océano abierto.

Los primeros informes de nubes actinoformes provienen de una imagen de satélite de 1962 adquirida por el satélite TIROS V (Television Infrared Observation Satellite V) de la NASA. Las nubes pueden durar hasta 72 horas y a menudo se asocian con llovizna.

Según Garay, el mecanismo por el cual se forman las nubes de actinoforma no se conoce bien. Investigaciones anteriores han sugerido un enlace a los aerosoles. En este caso, sin embargo, Garay dijo que es difícil ver cómo los aerosoles podrían ser el efecto dominante tan lejos de la tierra. El especialista también señaló que la ubicación de estas nubes es algo inusual.

Europa Press