Niños de Tailandia explicaron por qué entraron a cueva y qué hicieron para intentar escapar

Tras ser dados de alta, el entrenador de los menores contó que fueron al lugar para celebrar el cumpleaños de uno de los jóvenes, pero una tormenta imprevista anegó partes de la caverna y les cortó la salida.

Los doce niños rescatados del interior de una cueva en el norte de Tailandia hacen su primera aparición, luego de salir del hospital de Chiangrai Prachanukroh, en la provincia de Chiang Rai, Tailandia. | Fuente: EFE
Los doce chicos que junto a su entrenador pasaron más de dos semanas atrapados en una cueva del norte de Tailandia contaron en rueda de prensa por qué ingresaron a la cueva y lo que hicieron para intentar escapar.

Los niños indicaron que estuvieron cavando en busca de una salida de la caverna antes de ser localizados. Uno de ellos reveló que habían avanzado «tres o cuatro metros» antes de que buzos británicos los encontraran en una cavidad a cuatro kilómetros en el interior de la entrada de la cueva.

El entrenador, Ekapol Chantawong contó que entraron en la cueva tras un entrenamiento para celebrar el cumpleaños de uno de ellos, Peerapat Sompiangjai o Night, que cumplía 17, pero una tormenta imprevista anegó partes de la caverna y les cortó la salida.

Sobrevivieron con agua de lluvia
Los niños y su entrenador de fútbol explicaron que sobrevivieron bebiendo agua de lluvia durante los nueve primeros días, tras intentar sin éxito buscar una salida. Uno de los chicos relató que no notaron el hambre los primeros días, pero pasadas dos jornadas empezaron a sentirse cansados y débiles.

«Bebimos el agua que caía de las rocas», explicó Pornchai Khamluan, de 15 años, explicando que no tenían nada para comer. «Intentamos cavar, pensando que no podíamos esperar a las autoridades», pero no sirvió de nada, dijo por su parte Ekkapol Chantawong, el entrenador de 25 años, el único adulto del grupo.

Un «milagro»
Uno de los niños rescatados de la cueva dijo que fue un «milagro» haber sido encontrados después de pasar más de dos semanas atrapados en una cueva en Tailandia.

«Es un milagro», dijo en inglés Adul Sam-On, de 14 años, ante los periodistas, sobre el momento en que dos buzos británicos los encontraron a varios kilómetros en el interior de la gruta.

Uno de los doce niños rescatados del interior de una cueva en el norte de Tailandia camina junto a su madre tras su primera aparición pública.

Atrapados en una cueva
Los 12 chicos, de entre 11 y 16 años, y el entrenador, de 26, entraron en la cueva durante una excursión el 23 de junio y quedaron atrapados al inundarse la gruta hasta que el 8, 9 y 10 de julio los equipos de rescate les llevaron por fases hasta la bocana de salida de la galería subterránea.

Después de nueve días sin comida ni agua, buzos británicos los encontraron demacrados, varios kilómetros al interior de la gruta. Los socorristas estudiaron la mejor forma de sacarlos y optaron por una operación arriesgada que implicaba conducir a los niños a través de pasos inundados en camillas. Al cabo de la operación de tres días, el rescate terminó con éxito el 10 de julio.

Los doce niños, así como su entrenador, salieron este miércoles del hospital antes de declarar ante los medios. Todos subieron a minibuses estacionados delante del hospital de Chiang Rai, donde estuvieron ingresados una semana.

Fuente: Rpp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.