PCM atendió más de 200 conflictos sociales en lo que va del año

La Secretaría de Gestión y Diálogo de la Presidencia del Consejo de Ministros monitoreó un total de 211 conflictos sociales, durante la primera mitad del año, a través de mecanismos que implican gestiones virtuales que han tenido que implementarse a causa de la pandemia.

En entrevista con el programa ‘Andina al Día’, de Andina Canal Online, Javier Caravedo, subsecretario de prevención y seguimiento de dicha dependencia, indicó que los protocolos para la realización del “diálogo digital” sobre estos temas, están precisados y podrán ser aprovechados por el siguiente gobierno.

Resaltó, como ejemplo, la solución dada a los reclamos del centro poblado de Macuya, en Huánuco, ubicado en la zona de influencia del Lote 131 de Perú Petro.

De los 211 conflictos sociales en los que se ha intervenido, 38 llegaron a una situación de crisis y se tuvo que implementar esta modalidad de diálogo para empezar a resolverlos, manifestó.

“Hemos tenido 260 reuniones en todo el país, sobre todo en el corredor vial sur”, refirió. En la zona norte se realizaron otras 248 convocatorias de ese tipo, añadió el funcionario.

Venciendo resistencias
Caravedo indicó que “fue todo un reto acostumbrarnos a esta nueva forma de interactuar” con los protagonistas de estos hechos sociales. “En muchos casos había resistencia inicial de los actores sociales, pero poco a poco se fue implementado y adecuando a las nuevas circunstancias”, agregó.

Con el paso del tiempo, también se han ido desarrollando procesos semipresenciales para complementar este diálogo, los cuales se realizan con las medidas de bioseguridad correspondientes, señaló.

De los 211 casos de conflicto anotados, 34% corresponden a temas mineros y socioambientales, 20% a uso de recursos públicos y 10% a explotación de hidrocarburos, manifestó.

Estos se vienen dando en la amazonía, con las comunidades que piden el retiro de la empresa Pluspetrol; en Puno, por la contaminación de la cuenca Coata, y en Arequipa, por la contaminación de la cuenca del río Tambo y la subcuenca del Coralaque.