Productos pirotécnicos no deben ser manejados por niños

Los productos pirotécnicos, así sean de procedencia legal y aparentemente inofensivos como las luces de bengala, no deben ser manejados nunca por un niño, recomendó hoy la Asociación de Importadores, Fabricantes y Comercializadores de Productos Pirotécnicos del Perú (AIMFACOPP- RERU).
Su presidente, Juan Ricardo Piiroja, indicó a la agencia Andina que lo mejor es evitar que un niño maneje uno de estos productos, porque, por más indicaciones que se dé a los menores, se corre el riesgo que estos no sigan bien las instrucciones y sufran un accidente.

“Hasta una luz de bengala que aparentemente no reviste mayor peligro es riesgosa si la maneja un niño pequeño, pues puede que no sepa medir su distancia y que una chispa le salte a la cara o que no la sostenga de manera adecuada y se queme”, comentó.

Piiroja dijo que los padres de familia deben comprar este tipo de artefactos solo en las ferias formales autorizadas por la Dicscamec y que deben pedir asesoría a quien se los vende, es decir, cómo se opera el producto, qué es lo que se verá al accionarlo y qué distancia debe mantenerse cuando se encienda.

“Lo más recomendable es accionar estos productos al aire libre y colocarse a una distancia prudente para evitar accidentes”, anotó.

Al referirse al caso de un menor que resultó con la mano mutilada tras encender un cohete en El Agustino, Piiroja señaló que este accidente fue el resultado de la total negligencia de quienes operaron este artefacto -que además era de procedencia artesanal- durante la fiesta patronal, pues no pusieron los restos a buen recaudo y el niño afectado recogió el producto del piso y lo encendió.

“Las consecuencias pudieron ser mucho peores. Pudo morir mucha gente”, manifestó.

Recordó en ese sentido que la venta de los pirotécnicos detonantes – que emiten sonidos – está prohibida para el público en general y solo se importan legalmente con la autorización de la Dicscamec y para uso profesional en eventos manejados por gente experimentada

El público solo puede comprar productos deflagrantes, que no tienen onda expansiva y que solo emiten luces y colores.

Piiroja dijo que la Asociación que preside quiere mostrar al público la cara formal de la pirotecnia que trabaja dentro de la legalidad y no arriesga la vida de la gente por ganar dinero.

Este gremio está conformado por ocho empresas que comercializan el 90 por ciento de los productos pirotécnicos legales que circulan en el país.(andina)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.