¿Qué tener en cuenta antes de aceptar o pedir una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito es un producto financiero que puede resultar muy beneficioso, pero también perjudicial dependiendo del uso que le des a ese dinero plástico, sostiene Jorge Carrillo Acosta, profesor de Pacífico Business School. El economista detalla que existen dos formas de pago o financiamiento.

Dinero plástico
“Existen dos formas de utilizarla, crédito directo esto consiste en que llegado fin de mes o la fecha de pago de la tarjeta pagar todo el consumo que hemos hecho, es decir dejar la tarjeta en cero. La segunda forma es como medio de financiamiento, esto se divide en dos modalidades: en cuotas o revolvente”, sostuvo.

Carrillo aconseja no tener muchas tarjetas de crédito ya que eso aumenta tu deuda potencial, y al momento de solicitar un préstamo hipotecario o vehicular la entidad financiera donde lo solicites podría asumir que tu línea de crédito es alta y por ello no cumplirías a tiempo con tus pagos.

¿La necesito?
Por su parte, Alfredo Mendiola, director de la Maestría en Finanzas de ESAN, señala que antes de aceptar o pedir una tarjeta de crédito, debes preguntarte para qué la quieres, y resaltó que nunca consumas o gastes más allá de lo que puedas pagar al mes.

“Cómo establecer tu capacidad de pago, lo primero que tienes que hacer es un presupuesto personal y ver cuánto vas a necesitar de la tarjeta de crédito”, comentó.

Mendiola agrega que también debes informarte sobre el monto de la línea de crédito que te ofrecen, la cuota de membresía anual a pagar, si exigen un consumo mínimo al mes, cuáles son los intereses que te cobran si te atrasas en el pago de una cuota y si existen beneficios adicionales que te dan por usar la tarjeta.

La TCEA
En tanto, Alfredo Ramírez, fundador del portal web Comparabien, precisa que antes de decir “sí acepto” a la entidad financiera, la pregunta de rigor que tienes que hacer es ¿cuál es la tasa de interés denominada “TCEA”?

“La tasa de costo efectivo anual, la TCEA, nos permite tener una idea de cuanto realmente cuesta una tarjeta. Ahí se encuentran también los costos como comisiones y algunos cobros que se hacen de algunos servicios como reposición de tarjetas, etc”, dijo.

Para finalizar, Ramírez resaltó que el contrato que vayas a firmar debe tener una hoja que resuma detalles como la fecha de facturación, último día de pago, formas de envío del estado de cuenta, entre otros.

RPP