Selección Peruana: ¿cómo evoluciona Paolo Guerrero tras dos meses de su lesión en la rodilla?

Su vuelta al fútbol luego del confinamiento por la pandemia del coronavirus demostraba que pasaba por un gran momento goleador. Seis goles y una asistencia en siete partidos, números que ratificaban a Paolo Guerrero como goleador y figura de Internacional, pero la racha se cortaría pronto. El 16 de agosto le marcó a Fluminense, aunque no pudo completar el cotejo y se marchó por un fuerte golpe en la rodilla.

El gesto de dolor evidenciaba que era un caso considerable y así lo confirmaron las evaluaciones siguientes. El delantero sufrió una lesión en el ligamento cruzado de la rodilla derecha, situación que lo deja fuera de competencia hasta el 2021.

Guerrero fue sometido a una cirugía de reconstrucción y transcurrieron ya más de dos meses de ello, donde se ha perdido 17 partidos con su club y el arranque de las Eliminatorias con la Selección Peruana. Desde Videna, precisamente, mantienen observación cercana por el caso del jugador y así lo dio a conocer el preparador físico de la bicolor, Néstor Bonillo.

“Paolo está muy bien, se están cumpliendo todos los conceptos médicos que tienen para con la lesión. La está cumpliendo en tiempo y forma. El club le ha puesto un fisioterapeuta de forma permanente, la rodilla le está respondiendo muy bien. La recuperación del cruzado tiene etapas y no se puede ir ni adelante ni atrás. Se está cumpliendo a la perfección con la recuperación, está muy satisfecho, el cuerpo le está respondiendo muy bien”, dijo Bonillo en entrevista con ‘Latina Deportes’.

Paolo Guerrero tampoco será parte de los partidos contra Chile y Argentina en noviembre. La incertidumbre está sobre si llegará a estar apto para las fechas siguientes de las Eliminatorias, donde en marzo de 2021 Perú enfrentará a Bolivia y Venezuela.

“En general, cuando la recuperación funciona muy bien, a los seis meses están para competir. Eso cuando funciona todo a la perfección, pero no siempre se compite a los seis o sietes meses que estuvo mal. A veces por adelantarse 15 o 20 días, retrocedes mucho más tiempo y hacerlo acá sería un riesgo innecesario. Hay que ser muy cautelosos con eso, con los tiempos, especialmente sobre el final de la recuperación, cuando el jugador se empieza a sentir bien y está ansioso por competir. Hay que tener la calma necesaria para hacerlo en tiempo y forma”, explicó el integrante del comando técnico de la Selección.