Un hombre se comió el plátano pegado en la pared, la obra vendida por US$ 120,000 en el Art Basel

El plátano pegado a la pared con cinta adhesiva ya había causado sensación cuando un artista decidió sorprender a los presentes este domingo y se lo comió. La fruta en cuestión era, de hecho, una obra de arte, pegada a la pared de una galería con cinta adhesiva, y que había sido vendida a un coleccionista francés por 120,000 dólares.

La obra, titulada «Comedian» y del artista italiano Maurizio Cattelan era exhibida en la muestra de arte contemporáneo Art Basel en Miami Beach el sábado, cuando un visitante decidió hacer un ‘performance’.

En un video subido a su cuenta de Instagram, David Datuna, que se define como un artista estadounidense nacido en Georgia que vive en Nueva York, camina hacia la banana, la despega de la pared blanca, la pela y se la come frente a una multitud curiosa.

Su «performance artística» la tituló «Hungry Artist» («Artista hambriento»). Incluso se puede escuchar a algunos visitantes riendo.

«Gracias, (estuvo) muy bueno», dice antes de ser escoltado fuera de las instalaciones.

Pero el alboroto se resolvió sin mayor controversia. «No destruyó la obra. El plátano es la idea», dijo Lucien Terras, director de las relaciones con los museos de la Galerie Perrotin, al diario Miami Herald.

No será sancionado
El valor de la obra yace en el certificado de autenticidad, según el diario. Está previsto que la fruta sea reemplazada regularmente antes de que se pudra.

Efectivamente, una nueva banana era pegada a la pared con la cinta adhesiva un cuarto de hora después de la osadía de Datuna.

«Ha atraído mucha tensión y atención al espacio y no somos aficionados al espectáculo», añadió Terras. «Pero la respuesta ha sido grandiosa. Es motivo de sonrisa para muchas personas».

La directora de la galería, Peggy Leboeuf, dijo que no planean acciones legales contra Datuna. «No fue arrestado pero le pedimos que abandonara el espacio y la feria», dijo.

Maurizio Cattelan es principalmente conocido por otra de sus polémicas obras: un inodoro en oro macizo 18 quilates bautizado «América». La pieza, valorada en entre 5 y 6 millones de dólares, fue robada en septiembre del palacio Blenheim, en el sur de Inglaterra.

(Con información de AFP)