Villa El Salvador: Policía desalojó a invasores en Lomo de Corvina

Un importante número de efectivos de la Policía Nacional inició esta mañana la operación de desalojo de las personas que invadieron un terreno de propiedad, ubicado en la zona de Lomo de Corvina, en Villa El Salvador, desde hace 15 días.

Tras mantenerse formados durante más de una hora a la espera de una orden, los efectivos de la Dirección Nacional de Operaciones Especiales (Dinoes) comenzaron a avanzar a las 07.00 horas, protegiéndose con cascos y escudos, lanzando bombas lacrimógenas a los invasores, los cuales responden arrojando piedras y llantas.

Cientos de invasores han bajado hasta las avenidas Talara y Separadora Agroindustrial, ondeando banderas blancas y del Perú, pidiendo a los reporteros de los medios de comunicación que se retiren.

Asimismo, advierten a la Policía que resistirán hasta las últimas consecuencias si es que insisten en desalojarlos del terreno invadido.

Paralelamente, se observa a otro grupo de pobladores colocando piedras en ambas vías, además de quemar llantas para impedir el ingreso de la Policía

Mientras tanto, se observa a otras personas que abandonan el lugar cubriéndose la cara para protegerse de los efectos de las bombas lacrimógenas y cargado a sus hijos.

Asimismo, familias que habitan desde hace años en los alrededores de la zona invadida están evacuando el lugar ante el malestar que generan las bombas lacrimógenas y para evitar el riesgo que representa el enfrentamiento entre la Policía y los invasores.

Ayer, el comandante general de la Policía Nacional del Perú (PNP), general César Cervantes, indicó que la institución actuará en el retiro de los invasores en la zona del Lomo de Corvina, y que solo están a la espera de las disposiciones de otras entidades para el ingreso policial al lugar.

Agregó que Defensa Civil, Defensoría del Pueblo y la Prefectura revisaron la zona y que “han precisado y coincidido en señalar que esa zona es inhabitable”.

El Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) concluyó hace unos días que el terreno invadido es inestable y sumamente peligroso para las personas que pretenden residir en esa zona.