Tiene la edad de la juventud, la sonrisa de una ninfa del cielo; con el cabello al viento y alborotado como tratando de ocultar de sus ojos esa febril mirada de encanto e hirsuta sensualidad.