Más de 30 mil menores migrantes han sido atendidos por Save the Children con programas que cubren sus necesidades inmediatas

Hoy más que nunca es urgente visibilizar la situación en la que se encuentran decenas de miles de niñas y niños que han llegado al Perú en los últimos años, como parte de la ola migratoria más grande en la historia de la región. Por esa razón, Save the Children impulsa la campaña nacional #HablemosdeMigración, que busca sumar esfuerzos desde El Estado, el sector privado y la sociedad civil organizada.

La campaña, que tiene alcance nacional, integra a Piura, lugar donde se realizó el lanzamiento oficial, así como Lima, La Libertad, Arequipa y Lambayeque. En todas estas regiones en las que existe una amplia concentración de población inmigrante, se incidirá en la importancia de dar voz a los niños, niñas y adolescentes, buscando su empoderamiento para participar de diálogos interculturales que abracen la diversidad y faciliten la integración, así como para brindar recursos que permitan abordar circunstancias desafortunadas, como los hechos ocurridos recientemente contra un estudiante venezolano agredido físicamente, presuntamente víctima de bullying.

Evelyn Buenaño Ramírez, directora de Incidencia Política y Comunicaciones de Save the Children, explicó que, entre las acciones más relevantes, se buscará motivar a los propios niños y niñas migrantes (extranjeros y peruanos), para reflejar su experiencia de vivir fuera de su lugar de origen, participando en la elaboración de productos audiovisuales. Adelantó que también se desarrollarán actividades en diversos colegios buscando escuchar sus voces y recoger experiencias que contribuyan a promover el diálogo intercultural y la integración, haciendo uso de herramientas creativas y expresiones artísticas.

“Queremos potenciar la voz de las niñas, niños y adolescentes migrantes y conocer su experiencia como personas migrantes. Por eso hemos formado un comité de niñas, niños y adolescentes. Serán ellas y ellos quienes mostrarán al país lo que están viviendo. Lo importante de esto es que estamos incluyendo experiencias de migración interna también, es decir, de niños y niñas que nacieron en el interior del país y que por diversas circunstancias tuvieron que trasladarse y vivir en otra ciudad. Estas vivencias, que marcan la vida de las personas, deben ser optimizadas y serán los niños, niñas y adolescentes, los que nos marcarán la ruta de lo que desean y necesitan”, remarcó la especialista.

CIFRAS QUE CONMUEVEN

Según el Grupo de Trabajo para Refugiados y Migrantes (GTRM Perú), 248 mil niños, niñas y adolescentes se encuentran en el país en situación de vulnerabilidad. Ellos forman parte de los 1’320,000 ciudadanos venezolanos que residían en el Perú hasta el 8 de diciembre de 2021.

En su Análisis Conjunto de Necesidades 2022, este mismo grupo identificó algunas demandas no resueltas no solo entre los niños migrantes sino también en las comunidades de acogida, encontrando que:

•          188,500 niños y niñas requieren alojamiento;

•          136,500 precisan servicios de agua, saneamiento e higiene;

•          68,500, de nutrición;

•          239,000, de servicios de salud;

•          291,000, de educación; y

•          162,500 de protección (niños, niñas y adolescentes separadas/os o no acompañadas/os con necesidad de registro y documentación, muchos de los cuales no están escolarizados por falta de recursos, y quienes se encuentran expuestos a violencia física, sexual, psicológica y emocional).

El artículo 4 de la Constitución Política del Perú establece la protección especial a niños, niñas y adolescentes, considerándola como una obligación del Estado y la comunidad. En el año 2000 entró en vigencia el actual Código de los Niños y Adolescentes, por el cual se incorpora al ordenamiento jurídico nacional el Sistema Nacional de Atención Integral al Niño y al Adolescente, que garantiza los derechos civiles, económicos, sociales y culturales de estos.

Desde el 2018, Save the Children contribuye con la realización de la niñez migrante al brindar atención a sus necesidades más apremiantes. Hasta el momento se ha logrado alcanzar a más de 30 mil niñas, niños y adolescentes. Con el apoyo de la Oficina e Asistencia Humanitaria de USAID (BHA) se ha implementado el proyecto “Familias sin fronteras: Niñez migrante protegida” en Piura, Lambayeque, La Libertad, Lima y Arequipa. Gracias a esto se cubren costos de alimentación, vivienda, abrigo, así como información y consejería para promover la alimentación materna infantil.

Asimismo, entre otros proyectos de ayuda humanitaria de la institución destaca “Un camino hacia la integración”, que opera en cinco regiones, y “Más diversidad”, en La Libertad y en asocio con World Vision y UNICEF relativo a la promoción de la educación inclusiva con igualdad de oportunidades para los menores migrantes.

Para más información o coordinaciones de prensa, comunicarse con:

Graffiti Comunicación Corporativa

Gloria María Pineda: 997 647 961

prensa@graffiti.com.pe