El encuentro de la liga ucraniana entre el Rukh Lviv y el Metalist Kharkiv duró cuatro horas y 27 minutos (en lugar de la hora y media habitual) después de ser interrumpido en varias ocasiones por las alarmas anitaéreas.

El encuentro disputado en la ciudad de Lviv (al oeste del país, menos afectado por la invasión rusa) comenzó a las 15h00 locales (12h00 GMT) y finalizó a las 19h27, después de haber sido interrumpido en tres ocasiones por las sirenas.

Metalist ganó por 2-1 después de que los jugadores de ambos equipos pasasen un total de 145 minutos en un refugio, pese a que finalmente no se detectaron ataques en la zona.

Pese a la guerra, la liga ucraniana comenzó su nueva temporada el martes, en un intento de aumentar la moral de la población, con cuatro partidos que no tuvieron que interrumpirse.

Los partidos se disputan a puerta cerrada por razones de seguridad. Varios equipos disputan los encuentros como locales en ciudades del centro y el oeste del país, menos afectada por la guerra.

Tras el inicio de la invasión rusa a finales de febrero, la liga ucraniana decidió dar por terminada la temporada pasada en abril.

Este miércoles se celebra el Día de la Independencia en Ucrania y Estados Unidos había advertido de la posibilidad de un gran ataque ruso coincidiendo con la efeméride.