El Mandatario Pedro Castillo tomó ayer juramento a su tercer gabinete ministerial en lo que supone apenas el inicio del sétimo mes de su mandato. En paralelo, se produjo la salida del secretario de la Presidencia, Carlos Jaico Carranza, quien confirmó en su carta de renuncia la presencia de un “gabinete en la sombra” en Palacio.

El Parlamentario de pasado aprista Héctor Valer Pinto asumió le jefatura del gabinete ministerial. Ya anteriormente el legislador había tenido intervenciones en el Congreso en defensa del gobierno de Castillo.

Su designación se produce en circunstancias en que Valer logró conformar en el Parlamento una nueva bancada bajo el nombre de Perú Democrático. Es decir, siete valiosos votos, ante la eventualidad de decisiones políticas críticas, en medio de la confrontación entre Ejecutivo y Legislativo.

Héctor Valer fue elegido congresista por Lima con 20.948 votos, con el partido Renovación Popular. El 23 de julio del 2021, antes de asumir el cargo parlamentario, renunció a esta bancada y se integró a las filas de Somos Perú.

Pero el 7 de enero de este año renunció a Somos Perú para conformar su nueva bancada, de la cual se hizo vocero.

Anoche, al salir de Palacio, Valer opinó que la crisis política había culminado. “En cuanto a la crisis política, ya pasó. Hoy es un nuevo día, es un día de la esperanza para el Perú”, expresó.

Deslizó además una posible ronda de reuniones. “Las puertas de los ministerios estarán abiertas para conversar con todas las organizaciones sociales, pero los señores ministros me acompañarán a algunas visitas puntuales a algunos líderes políticos, económicos y sociales que hasta ahora se les ha ignorado”, adelantó.

Diez cambios

Además del cambio en la jefatura del gabinete ministerial, Pedro Castillo hizo cambios en nueve carteras ministeriales.

En Interior decidió designar al coronel en situación de retiro de la PNP Alfonso Chávarry Estrada, en reemplazo de Avelino Guillén. En opinión de David Rivera, esta decisión lleva a asumir que al presidente Castillo no le interesa la lucha contra la corrupción. Ya el lunes por la noche, Mirtha Vásquez dijo en RPP que el sector tenía que ser asumido por alguien con la solvencia moral de Guillén.

Chávarry reporta una sentencia del 2008 por abuso de autoridad. También investigaciones por tráfico ilícito de drogas (1999) y presunto delito contra la administración pública (2007, Cajamarca).

En Economía, asumió el funcionario de carrera Óscar Graham Yamahuchi. Fuentes del Ejecutivo informaron que Pedro Francke había pedido conversar con Castillo tras la renuncia de Mirtha Vásquez. El Mandatario se mostró evasivo.

En su carta de renuncia, Francke pone el foco en las denuncias sobre corrupción surgidas en el entorno de Palacio. Por ello, hace énfasis en la necesidad de que el nuevo gabinete esté comprometido con “la integridad moral”.

“Es de particular importancia fortalecer la lucha contra la corrupción, ese flagelo que penetra todos los niveles del Estado y que tanto daño hace. Es la única manera de ser fieles al mandato popular de hacer cambios profundos en democracia”, expresa en la carta.

En términos de sorpresas, el presidente decidió no mantener como Canciller a Oscar Maúrtua, quien más temprano había acudido al Congreso para hacer precisiones en relación a las expresiones sobre el anhelo de acceso al mar por parte de Bolivia. Ahora, el nuevo ministro de Relaciones Exteriores es César Landa.

Castillo también sacó del sector Defensa a Juan Carrasco, quien por segunda vez es apartado del gabinete, tras muy breves periodos de gestión.

Otro cambio se produjo en el Ministerio de la Mujer. Anahí Durand fue apartada y ahora asume la parlamentaria de Perú Libre Katy Ugarte.