La presidenta del Poder Judicial, Elvia Barrios, expresó hoy que la digitalización ha significado un salto cualitativo en el proceso de incorporación de nuevas tecnologías de la información y comunicación en la administración de justicia en la región.

Añadió que esto ha revolucionado los procedimientos de los tribunales, el despacho judicial y, con ello, el rediseño de atención a las necesidades de justicia de la población, sobre todo de los más vulnerables.

Sin embargo, señaló, también se convirtió en un escenario propicio para la comisión del delito cibernético.

Refirió que en esta tarea se requiere de una cooperación internacional reforzada, rápida y eficaz que promueva la colaboración entre países para contar con el diseño de un lenguaje digital que ofrezca una respuesta a éstos y otros delitos transfronterizos.

Indicó que resulta prioritario para los operadores de justicia penal mantenerse actualizados en la forma que opera el crimen organizado para combatirlo y prevenirlo, así como para conocer y aplicar técnicas especializadas en la obtención, preservación, valoración de la evidencia digital en el marco de un proceso judicial con todas las garantías.

La autoridad hizo estas reflexiones en la inauguración de la “I Cumbre Internacional de Justicia Penal: hacia una justicia 4.0”.

Expresó que esta actividad es un espacio de diálogo y de reflexión sobre la importancia de la implementación de nuevas tecnologías en el proceso penal, y permitirá analizar las herramientas que ofrecen en la investigación y juzgamiento de los ilícitos penales.

Añadió que la regulación de las nuevas modalidades delictivas cometidas en el ciberespacio supone retos para el derecho penal ya que, lamentablemente, se acentuaron debido a la pandemia de la covid-19.

En la parte inaugural también hicieron uso de la palabra el gerente del Departamento de Países del Grupo Andino del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Tomás Bermúdez; la directora ejecutiva del Programa de Mejoramiento de los Servicios de Justicia en Materia Penal en Perú, Rosmary Cornejo, y el presidente de la Corte Superior de Lima, José Díaz Vallejos.

Luego siguieron la ponencia presencial del magistrado y catedrático español Perfecto Andrés Ibáñez, y la exposición virtual del jurista y filósofo y catedrático italiano Luigi Ferrajoli.