La presidenta del Poder Judicial, Elvia Barrios Alvarado, entregó hoy una unidad vehicular con cámara Gesell a la Corte de Sullana, para la atención itinerante en forma inmediata y urgente de los casos de violencia contra la mujer e integrantes del grupo familiar, en zonas alejadas de esta jurisdicción.

El bus, que cuenta con ambientes acondicionados y equipos tecnológicos, permitirá a la Corte de Sullana cerrar las brechas en el acceso al servicio de justicia a las víctimas involucradas en hechos de violencia que viven en zonas de difícil acceso y no cuentan con los recursos suficientes.

“La violencia contra la mujer es una grave afectación a los derechos fundamentales, por lo que este proyecto de unidad móvil con cámara Gesell cierra brechas de acceso a la justicia a estas víctimas en zonas remotas», expresó Barrios Alvarado, en la ceremonia desarrollada en Palacio de Justicia.

La autoridad expresó que de las diversas formas de violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar, merece una atención especializada la que se perpetra en zonas de difícil acceso, particularmente, con la atención especializada de infraestructura itinerante.

Explicó, además, que este bus, a diferencia de iniciativas desarrolladas en otros distritos judiciales, pone a disposición una cámara Gesell itinerante a las víctimas y que puede interconectarse virtualmente con otros proyectos de transformación digital que implementa la institución.

“Estamos en la obligación de acercar la justicia y darles la mayor seguridad en atención a las víctimas y no revictimizarlas. Eso es cerrar brechas en el acceso al servicio de justicia”, sostuvo.

En el acto protocolar participaron el integrante del Consejo Ejecutivo del Poder Judicial, Vicente Espinoza Santillán, y el titular de la Corte de Sullana, Jaime Lora Peralta, así como la jefa del Gabinete de Asesores de la Presidencia del Poder Judicial, Silvia Loli Espinoza.

Lora Peralta agradeció el impulso de la gestión de Barrios Alvarado para concretar el ideal de acercar la justicia a las comunidades, “donde ocurren muchos dramas de violencia contra la mujer que, incluso, no se denuncian, en ciertas ocasiones”.