Principalmente a causa de la demora en el abastecimiento de la urea para el sector agrícola, sobre la cual el MIDAGRI ni en su momento ni ahora ha dado noticias ni fecha para la compra y entrega de este bien.

“Ya no le hemos pedido nada al ministro, porque todo lo que le hemos pedido, ha hecho todo lo contrario. El pequeño productor ya no alberga ningún tiempo de esperanza, solo esperamos que termine el proceso de la urea sea favorable o no y poder ver qué acciones se van a tomar» explica Eduardo Contreras, gerente general de la Confederación Nacional de la Junta de Agua del Perú.

Sin embargo, y aunque la urea no sea el único producto que afecta al agricultor, sino prácticamente todos los fertilizantes utilizados en el mercado; “El agricultor no ha dejado de trabajar, a pesar de que la urea estuvo carísima a S/200, cuando estaba costando a 60 u 80 soles, de todas maneras compró su insumo, y de todas maneras ha tenido que sembrar. Lo que sí se ha notado es que hubo menos intención de siembra y una contracción en la producción nacional y lógicamente lo que sí se ha sentido es un perjuicio en el pequeño y mediano productor”, comenta además el dirigente.

Con un aumento semejante en la compra de este producto, y aunado a la escasez del mismo, se espera un aumento de los precios no menor del 40%, lo cual afectaría aún más a la ya dolida canasta familiar.