Con música, baile y mucha algarabía, después de dos meses de cierre voluntario para una integral rehabilitación a la infraestructura, el alcalde de Jesús María, Jorge Quintana, reaperturó la renovada cancha de béisbol “El Olivar”.

“Me alegra estar presente en esta legendaria cancha de beisbol y que ha formado a varias generaciones y ha apostado por su talento. Renovar esta cancha emblemática e histórica fue una de las metas al inicio de mi gestión, que se vio interrumpida por la pandemia y hoy ya es una realidad hecha con mucho cariño para ustedes, amigos”, enfatizó emocionado el burgomaestre. 

Agregó, que esta rehabilitación permitirá un mejor desenvolvimiento de los más de 120 niños y jóvenes de 5 a 16 años que reciben clases de parte de una destacada plana docente que trae consigo medallas y torneos ganados. 

La renovada imagen incluye el mejoramiento integral del perímetro de la cancha, el mantenimiento a las rejas y el cambio de mallas. Esto sumado a la renovación del grass sintético en la zona de bateo y en la zona denominada el Diamante, la señalización de todo el campo y la iluminación interna con reflectores para los partidos nocturnos. 

Los asistentes podrán contar con renovados juegos lúdicos al ingreso del campo para lo que se han organizado también la zona de la puerta principal de ingreso y salida, además de la instalación de estaciones de reciclaje en la parte interna.

En nombre de la selección peruana de beisbol, el representante Fabián Alferrán le entregó una distinción al alcalde en reconocimiento al trabajo plegado en favor de esta cancha deportiva.

Este acto que contó con la presencia del Sub Gerente de Deporte, Jorge Canales, el encargado de Deportes, Fernando Parodi, participaron también, decenas de niños y adolescentes de los talleres, además de Gerardo Maruy quién dedicó su vida a formar este semillero en el distrito y los integrantes de los clubes Los Chamacos, Los Ángeles, Leones, Las Águilas, Wilson, Los Caribeños, Softball de Jesús María.