América Latina apreció durante la noche del domingo 15 de mayo un eclipse lunar, un espectáculo que sucede cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna. Desde esa posición, el planeta azul priva a su satélite natural de la luz proveniente de la estrella provocando que la luna adquiera otro color.

El eclipse lunar que se apreció esta noche se vio distinto dependiendo de la fase en la que se encontraba. Cuando el satélite entró a la umbra de la Tierra (su sombra más oscura), empezó a oscurecerse ligeramente.

Inicio del eclipse solar. Foto: Rodrigo Talavera/La República Arequipa

Ya en la fase del eclipse total, se pudo apreciar la Luna con un color rojizo intenso debido a que había sido cubierta en su totalidad por la sombra de nuestro planeta. Desde el Perú se observó con claridad este fenómeno gracias a las imágenes de la Base Astronómica de Santa Eulalia.