China recolecta muestras de la cara oculta de la Luna y despega de regreso a la Tierra

¡Histórico! La sonda china Chang’e-6 despegó con éxito de la Luna cargando muestras tomadas en la cara oculta del satélite terrestre, algo inédito en la exploración espacial.

El hito supone un nuevo paso en el ambicioso programa espacial de China, que ya fue el primer país en colocar una sonda en la cara oculta de la Luna y prevé mandar una misión tripulada al satélite de la Tierra en 2030.

«El módulo de ascensión de la sonda china Chang’e-6 despegó de la superficie lunar el martes por la mañana, cargando muestras recogidas en la cara oculta de la Luna», afirmó la agencia estatal de noticias Xinhua, citando a la Administración Nacional Espacial China (CNSA). 

«La misión ha superado la prueba de la alta temperatura en la cara oculta de la Luna», afirmó la agencia espacial china.

El análisis de las muestras que recogió permitirán a los científicos «profundizar la investigación de la formación y evolución histórica de la Luna», dijo el portavoz de la misión, Ge Ping, citado por Xinhua.

También aportará información sobre «el origen del sistema solar (…) con una mejor base para posteriores misiones de exploración», agregó.

La sonda Chang’e-6 alunizó el domingo en la inmensa cuenca Aitken, uno de los cráteres de impacto más grandes conocidos en el sistema solar, situado en la cara oculta del satélite, según la CNSA.

La nave, que comenzó el 3 de mayo una compleja misión de 53 días, contaba con un brazo robótico para recoger material de la superficie y un taladro para tomar muestras de su interior.

Bandera china en la Luna

Tras recoger este material, «una bandera nacional china cargada por el módulo de alunizaje fue desplegada por primera vez en la cara oculta de la Luna».

Leer  China: estos son sus objetivos centrales en política y economía para el 2024

La CSNA no precisó cómo seguirá adelante la misión pero se estima que la sonda seguirá en órbita lunar algunas semanas antes de iniciar su regreso a la Tierra alrededor del 25 de junio.

Los científicos consideran que esta parte de la Luna, nunca visible desde la Tierra, atesora un gran potencial para la investigación porque sus cráteres no están tan cubiertos por antiguos flujos de lava como los de la cara más cercana al planeta. (ANDINA)