•          Se declara infundada la demanda en lo referido a la vulneración de los derechos a la libertad personal y libertad de tránsito

La jueza constitucional de la Corte Superior de Arequipa, Karina Apaza del Carpio, declaró improcedente la demanda de habeas corpus que interpuso un grupo de ciudadanos que buscaban se declare inaplicable la obligatoriedad de la vacuna contra la COVID-19.

El fallo declara, igualmente, improcedente los extremos que hacen referencia a la vulneración del derecho al trabajo, a no ser víctima de violencia (moral, física, psíquica o física), tortura, tratos humillantes inhumanos, libertad de empresa, de contratación, a no ser discriminado en el trabajo o en el acceso al centro de estudios.

Asimismo, se desestimó la demanda en lo referido a la vulneración de los derechos a la libertad personal, vida, salud e integridad y libertad de tránsito.

La magistrada sostiene que si bien es cierto, el miedo a lo desconocido es parte de la naturaleza humana, la confianza en la ciencia y a una ética solidaria permiten comprender que la única forma de afrontar una situación tan difícil, como la que paralizó al mundo desde marzo del 2020 con la pandemia de la COVID-19, es la mutua colaboración y solidaridad entre los seres humanos.

De esta manera, los poderes del Estado no pueden obstruirse en la consecución del objetivo común de la lucha contra la pandemia, subrayó la magistrada Apaza del Carpio en su sentencia.

Los demandantes interpusieron el habeas corpus para el cese de actos discriminatorios y violación a los derechos humanos y, por tanto, solicitaban se declare inaplicables las restricciones tendientes a hacer obligatoria la vacunación contra la COVID-19.