El fortalecimiento de las comunidades que participan del mantenimiento del Qhapaq Ñan es una actividad que genera beneficio social, fortalece el desarrollo de los procesos participativos para la protección y salvaguarda del gran Camino Inca.

El Gobierno peruano ha puesto en marcha un importante programa de desarrollo social llamado Trabaja Perú, que tiene como objetivo generar empleos temporales destinados a la población en edad de trabajar desde los 18 años y que se encuentren en situación de pobreza, pobreza extrema o afectada parcial o integralmente por desastres naturales o por emergencias como el covid-19.

En ese sentido, las municipalidades distritales de Pomacanchi, Saylla y Ocongate, facultadas para emprender las tareas de este programa, solicitaron a la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco y, específicamente al proyecto Qhapaq Ñan, capacitar tanto al personal encargado de las obras, así como a las personas contratadas para la limpieza de caminos de la gran red vial del Qhapaq Ñan.

Lea también: conoce a las porteadoras que te conducen por el fascinante Camino Inca a Machu Picchu

De esta manera, se generan espacios participativos al interior de las comunidades vinculadas al Qhapaq Ñan, donde especialistas en el uso social, manejo, protección y salvaguarda de los caminos andinos comparten conocimientos para reconocer el Camino Inca y no variar el sendero.

“Las tareas realizadas comparten intereses comunes, que se traducen en identificar y definir acciones de manera conjunta respecto a la protección y conservación de los caminos prehispánicos, enfatizando el uso, utilidad y beneficio social”, manifiesta Zenobia Huallpa Roca, ingeniera encargada de supervisar las obras de mantenimiento en el sector de Ocongate del Qhapaq Ñan.

Por su parte, Samuel Luna Mayo, poblador de la comunidad de Lauramarca y uno de los contratados por Trabaja Perú para las labores de limpieza y mantenimiento del Qhapaq Ñan, expresa su beneplácito por participar en estas tareas que contribuyen a evitar el deterioro y abandono de este patrimonio heredado de nuestros antepasados.

Lea también: así se desarrolló la esperada reapertura del Camino Inca a Machu Picchu

“Me siento feliz de participar en esta labor junto con muchos jóvenes, mujeres y adultos de diversas edades, quienes gracias a Trabaja Perú podemos además recibir un ingreso temporal que alivia nuestra economía familiar afectada por la pandemia. Invoco a los turistas y visitantes nacionales y extranjeros a que contribuyan a cuidar nuestro Qhapaq Ñan”, afirma.

Así como en Ocongate, Pomacanchi y Saylla, el programa Trabaja Perú y las comunidades locales se encargan de acondicionar las instalaciones turísticas de descanso en el circuito Camino Inca, correspondiente a los sectores Tarayoc, Hatunchaca y Huayllabamba, en el distrito de Machu Picchu, provincia de Urubamba.