Los economistas Ana Reátegui y José Carlos Saavedra hablaron sobre las perspectivas en el sector minero y futuro de la economía para el Perú tras el mensaje presidencial de Pedro Castillo.

El mensaje a la nación por Fiestas Patrias del presidente de la República, Pedro Castillo, incluyó un balance económico de las medidas tomadas en su primer año de gestión.

En esa línea, José Carlos Saavedra, socio y economista principal de Apoyo Consultoría, señaló que el discurso del presidente está desvinculado de la realidad y de la urgencias más latentes para la ciudadanía.

Publicidad

«Por ejemplo, en el mercado laboral formal, donde efectivamente hay buenas mejoras, pero el 70 % o más que está en el mercado informal están pasando por una crisis y hubo cero comentarios al respecto. Un desapego total a ellos y a las micro y pequeñas empresas», declaró en RPP Noticias.

Para Saavedra, el presidente aplicó los datos del BCR sobre crecimiento económico «para ver una realidad distinta» al presente, ya que lo relevante es observar el crecimiento económico respecto de cuando empezó el gobierno del mandatrio.

«Si comparamos el nivel del PBI de hoy respecto a cómo comenzó su gobierno, el crecimiento es cero. Cuando uno compara la variación del PBI en el sector minero se ve que hay una caída del 15%», describió Saavedra.

«Los salarios reales se están estancado en un 15 % por debajo de los niveles prepandemia y eso refleja un malestar de la población. Cero comentario a cero menciones a políticas que den solución a esta problemática», añadió.

Panorama para la economía peruana

En esa línea, Ana Reateguí, profesora de economía y finanzas de la Esan Graduate School of Business, señaló que hay una serie de políticas mal diseñadas en beneficio de la economía peruana.

Dijo que la gran ausencia en el discurso presidencial, en materia económica, fue saber cuáles son los grandes motores de la economía para crecer en 2023. «Este año ya está perdido, porque el balance de lo que sucedió no permite tomar una decisión de lo que va a suceder», explicó.

«El mensaje de hoy es de una crónica de una muerte anunciada, que no va a suceder nada», agregó Reátegui, que planteó la búsqueda de mejorar empleo en beneficio de la población.

Sobre ello, sostuvo que el Gobierno debería identificar los motores que van a dinamizar la economía para el próximo año.

Panorama de atractivo en el Perú

Sobre la atracción del mercado internacional al peruano, Saavedra señaló que se ha visto golpeado por tres factores claves: la inflación, la precarización del empleo y falta de políticas para enfrentar el contexto actual.

«Es cierto que una parte del mercado laboral se ha mejorado, pero no es suficiente para absorber a toda la cantidad de personas que han entrado al mercado laboral en los últimos dos años y eso ha generado que los salarios reales se hayan golpeado», declaró.

Consideró que no hay una visión concreta y que la suma de mensajes que dio desincentiva la contratación. «La fotografía real es que ha subido el empleo precario informal de bajos salarios y baja productividad. Eso implica la caída de los salarios reales y lo que refleja es un mayor porcentaje de la población que está desprotegida, porque, al ser informal, no tienes seguro o arbitrariedades en el mercado laboral», añadió.

Reataguí señaló que la minería está bajo una óptica ideológica por parte del Gobierno, llevando a no verla como un principal motor de la economía.

«Desde ese punto de vista le pones trabas, porque te dejas llevar por otros interés lejos del económico. Cuando hablamos de agroexportación, tampoco observas que haya ese punto de vista económico», declaró la docente.

Agregó que los capitales que llegaron al Perú y se establecieron en diversas regiones del país (Chiclayo, Piura, Trujillo, Ica o Arequipa) están buscando otros países para diversificar.

En esa línea, refirió que el problema son las señales «erráticas que no permiten tomar decisiones» en beneficio de la economía.

Por su parte, el economista Saavedra señaló que el sector minero ha sido uno de los más afectados debido a los conflictos sociales y por el aumento de la carga tributaria.

«A pesar de los golpes del abandono, gracias a la minera la economía peruana se ha sostenido en el primer año de gobierno con el precio de los metales, la cantidad de fisco al sector público ha sido impresionante. Incluso en el sector minero y agroexportador en general, han sido protagonista de la creación de empleo formal», declaró el economista.

Criticó que no se haya aprovechado el aumento del precio de los metales en la minería como es el cobre, y que ello tendrá efectos a futuro.

«Cuando el precio del cobre aumenta, la inversión minera aumenta. Nos va a afectar en la capacidad productiva en los próximos años. Hemos perdido una oportunidad dorada en ese ámbito», declaró.

Saavadera señaló que han realizado una proyección económica del 2,6% para el próximo año en donde el «sesgo es para abajo por todas estas señales negativas que han sobre el entorno para hacer negocio».

Reátegui agregó que la caída de los precios de los metales se sentirá en el último trimestre del año y generará que las expectativas en materia de inversión se frenen.