La inflación es un gran problema a nivel mundial, y está claro que Perú no es la excepción. El dólar sigue subiendo su precio de compra y el BCR hace su mayor esfuerzo para mantener esto a raya, pero no se detendrá hasta que se formulen las políticas monetarias y fiscales adecuadas para afrontar estos problemas.

Ante esto, la directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional Kristalina Georgieva  recordó a los países que “la política fiscal debe trabajar con la política monetaria, no en su contra. Esto evitará avivar la inflación, cualquier nuevo gasto debe compensarse con ahorros o nuevos ingresos”.

Por ejemplo, al formular una correcta política fiscal un país se asegura de distribuir correctamente los ingresos que recibe por las inversiones; y la clave es dar “prioridad a la protección de los hogares vulnerables, con medidas específicas para aliviar el impacto del aumento de los precios de los alimentos y los combustibles”, puntualizó.

Sin embargo, no se puede pensar en gasto, si no se piensa también en ahorro; por ello, existe la necesidad de reconstruir las reservas y reducir la deuda de un país. La pandemia nos brindó una vívida ilustración de por qué el espacio fiscal es importante y cuán crucial es abordar las vulnerabilidades preexistentes.

Leer  Congreso de la República oficializó devolución de fondos del Fonavi, privilegiando a los aportantes mayores de 60 años