La congresista cusqueña Katy Ugarte se hizo conocida por su respaldo incondicional al presidente de la República, Pedro Castillo. Esa posición sería la que determinó la tarde de este martes que sea parte del nuevo gabinete, presidido por Héctor Valer Pinto, en la cartera de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

Sin embargo, el inicio de su labor parlamentaria estuvo marcado por el escándalo luego de denuncias de maestros por presunta intromisión en los sindicatos. En setiembre del año pasado, el Juzgado Penal Unipersonal de Canchis-Sicuani la declaró rea contumaz. No asistió a la audiencia de un proceso que sigue tras ser denunciada por difamación agravada.

Ugarte siempre defendió a Castillo desde el bloque magisterial de la bancada de Perú Libre. La parlamentaria incluso justificó, en cierto momento, las reuniones de Castillo en la casa de Breña. Culpó a los empresarios por asediar al jefe de Estado.

En una entrevista con La República, antes de su designación como ministra de Estado, señaló que el cambio de Mirtha Vásquez, del premierato, sería bueno para el país ante la presión de otras fuerzas políticas.

Su labor parlamentaria en Cusco cobró relevancia tras sus denuncias de la existencia de presuntas mafias en el Ministerio de Cultura que permitirían construcciones ilegales, así como las irregularidades en el contrato y adenda que favorecieron al hotel Sanctuary Lodge, del excandidato presidencial Rafael López Aliaga.