Habiéndose observado el crecimiento de solamente el 2.7% del PBI nacional, la economía es uno de los aspectos del país que pasa por una situación más preocupante. En este sentido, según informó el Instituto Nacional de Estadística e Informática, existe un deterioro en el consumo y la inversión.

En los últimos tres meses del 2022 la inversión privada tuvo una caída de 1.8%, mientras que en el tercer trimestre el retroceso fue de 1%. Solo durante los primeros seis meses del año se mostró un avance positivo. A estas bajas cifras se suman los riesgos de la conflictividad social actual, y se calcula que esto podría traer una nueva caída de 4% en la inversión privada para el promedio de los primeros tres meses del 2023.

Por otro lado, las proyecciones de Credicorp son que este 2022 la inversión privada tenga una caída de 2%, » principalmente por el riesgo de conflictividad social en el sector minero y porque la incertidumbre política seguirá teniendo un impacto negativo en la confianza empresarial. No vemos que este último factor mejore en el corto plazo»