En noviembre del 2017, el mototaxista Brus Ángel Pineda Matamoros, entonces de 29 años, estranguló a su pareja, Karina Sinforoso, en Villa María del Triunfo. Después de que le dictaran 9 meses de prisión preventiva por feminicidio, el asesino quedó libre por exceso de carcelería.

La lentitud de la Fiscalía para formular su pedido de sentencia le permitió salir a las calles con impunidad y volver a agredir a otra mujer. En noviembre del 2019 atacó con un cuchillo a Ana Salazar Pérez, una madre de familia a quien invitaba a salir.

Ella era esposa de su amigo y había rechazado sus acercamientos, pero Pineda no se cansó de perseguirla y luego atacarla y dejarla muy grave.

Exceso de carcelería

Brus Ángel es uno de los 31 feminicidas que en los últimos seis años salieron en libertad por exceso de carcelería. De acuerdo al Instituto Nacional Penitenciario (INPE) por exceso de detención, tres imputados salieron en el 2018; dos en el 2019; y uno en el 2022. En tanto que por exceso de prisión preventiva un detenido obtuvo su libertad en el 2021.

Asimismo, por vencimiento del plazo de detención uno salió en el 2018, tres en el 2019, dos en el 2020, uno en el 2021 y uno en el 2022. Finalmente, por vencimiento del plazo de prisión preventiva uno obtuvo su libertad en el 2018, cuatro en el 2019, cuatro en el 2020, cinco en el 2021 y dos en el 2022.

Estos dos últimos son Andrea Aguirre y Kevin Villanueva, quienes se coludieron para asesinar a la activista Solsiret Rodríguez Aybar.

El Juzgado Colegiado Penal Permanente de la Corte Superior de Justicia del Callao culminaría a fines de junio la etapa de juicio oral del caso del presunto asesinato de Solsiret. Los magistrados señalaron que se procedió y actuó con oportunidad y transparencia. No obstante, su fallo indignó al país.