Susana Baca, cantautora y defensora de las expresiones culturales de la población afroperuana, y Tarcila Rivera Zea, lideresa indígena defensora de los derechos de los pueblos andinos y amazónicos en Perú, son las primeras mujeres pertenecientes a pueblos históricamente excluidos en formar parte del Tribunal de Honor del Pacto Ético Electoral del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), según la organización Chirapaq.

“Esta designación honorífica es un hecho relevante. Como representantes de sectores históricamente excluidos en nuestro país, en este caso, indígena y afrodescendiente, tenemos la responsabilidad de hablar desde las diversidades y culturas propias para mantenernos vigilantes de las siguientes elecciones.

Es nuestra tarea hacer respetar el honor y la dignidad de candidatos y candidatas, y evitar a toda costa situaciones de discriminación e injurias de ningún tipo”, comentó Rivera.

Entre los miembros titulares del Tribunal de Honor se encuentran la exmagistrada del Tribunal Constitucional Delia Revoredo Marsano, el abogado Oswaldo Hundskopf y el exmiembro del JNE Gastón Soto Vallenas. Las dos accesitarias son la arqueóloga Ruth Shady y la historiadora Carmen McEvoy.

“Ojalá que nuestro trabajo contribuya a contar con propuestas más viables y realistas, ejecutables en cinco años. Esperamos que sean campañas limpias, honestas y transparentes, basadas en el respeto mutuo”, detalló Rivera Zea.