El proyecto de ley que modifica dos artículos de la Ley Orgánica de Hidrocarburos (LOH) que está por debatirse en la comisión de Energía y Minas, tiene defensores y detractores.

Los detractores afirman que se trata de una medida “desesperada” de las empresas cuyos contratos están próximos a vencer, al cumplir 30 años, afirmando que la intención del proyecto de ley es extender en forma indefinida los contratos.

En el Predictamen se ha eliminado la propuesta de prórrogas indefinidas, manteniendo solo lo concerniente a la homologación de los plazos de explotación de pozos de petróleo con el plazo de los pozos de gas, uniformizando a 40 años para ambos casos.

Los detractores hablan también de la reducción de regalías o del escaso 25% que se propone ceder en los contratos a PETROPERU. Ocurre, sin embargo, que este tipo de comentarios están referidos al texto original del proyecto y no al Predictamen.

“PRÓRROGAS CONDICIONADAS”

Los defensores del Proyecto sostienen que la propuesta de prórrogas de 20 años buscaba equiparar los plazos de contratos en el Perú con lo que ofrece Colombia, que establece prórrogas de 10 años hasta el Límite Económico, o sea hasta que el Costo iguala al Precio de venta.

César Gutiérrez, comentando el proyecto de ley sobre su texto original, señala que “el espíritu del proyecto de ley sería ampliar de manera indefinida la vigencia de los contratos de explotación”, obviando aspectos relacionados con la reactivación de la exploración.

El Predictamen del Proyecto de Ley establece como condición para homologar el plazo de explotación de petróleo a 40 años, la presentación de un programa de inversión sujeto a la aprobación de PERUPETRO.

Leer  Vacunagate en Loreto: Jefe de Diresa niega responsabilidad en vacunación irregular

Además, al establecer un nuevo plazo de explotación de 40 años, los contratos de exploración vigentes tendrían el incentivo de ese mayor plazo.

Para Gutiérrez el problema de fondo no es la homologación de los plazos de petróleo y gas, sino las prórrogas sucesivas de 20 años hasta el límite económico.

MANTENER LA COMPETITIVIDAD

Con relación a la crítica que se hace a la reducción de regalías, expertos consultados sobre la materia indican que al ser la regalía parte del costo, las regalías altas reducen las reservas probadas de hidrocarburos y en el caso de los lotes de Talara, la situación se agrava por el alto costo de producción debido a la baja productividad de los pozos. En Talara – afirman los expertos consultados – hay lotes que pagan 50% de regalía, nivel que no se aplica en ningún país de la región y menos en países que importan petróleo.

Aprobar el Proyecto de Ley, según los especialistas en hidrocarburos, permitiría adelantar las inversiones sobre todo en los lotes de Talara, al hacer viable la perforación de pozos con un nuevo plazo de contrato. En caso contrario – afirman – se tendría que esperar que los actuales operadores devuelvan los lotes para que recién se inicie la perforación de nuevos pozos.

Algunos detractores sostienen que los pozos de Talara deben pasar a manos de PETROPERÚ. Sin embargo, para ese propósito, será necesario que primero PERUPETRO califique a la empresa estatal, la que debe demostrar que está en capacidad económica y técnica para ejecutar lo que están dispuestos a hacer los contratistas privados.

Leer  Biodiversidad en peligro: cada año se rescatan 5,000 especímenes de fauna silvestre

En este aspecto, no debe olvidarse que PETROPERÚ ya tiene obligaciones comprometidas en los lotes 64 y 192, sobre todo el lote 192 en el que se requerirá de una cuantiosa inversión inicial para poner en producción los pozos que fueron cerrados al terminar el contrato de Frontera Energy.