¿Realmente el Gobierno de Pedro Castillo solo busca contratar a sus amigos y aliados pese a no contar con experiencia alguna en los cargos que les asigna? Uno de los últimos embates de la oposición, y la prensa afín, ha sido crear un gran ruido político en torno al nombramiento del excongresista Daniel Salaverry como presidente de Perupetro.

Consultamos con Carlos Gonzales, director de Enerconsult S.A., empresa especializada en asesoría en negociación y administración de contratos petroleros, para que nos pueda despejar esta interrogante.

“No es cierto que Daniel Salaverry carezca de idoneidad en el cargo que se le estaría confiando. El artículo 13 de la Ley 26225 dice que los directores (de Perupetro) deben tener experiencia en la materia que van a desempeñar. No se refiere al presidente sino a todos los directores. Ya en el año 2017 hubo un cuestionamiento similar y Perupetro aclaró que al hablar de “materia” se refiere a experiencia en “gestión empresarial” y no a experiencia en hidrocarburos”, puntualiza.

Gonzales se refiere a un ejemplo reciente y muy gráfico para el caso: “Daniel Saba no era petrolero y sin embargo puede exhibir el récord de contratos de exploración firmados. Uno de sus mayores méritos es que él contó en su directorio con profesionales petroleros que apuntalaron la toma de decisiones”.

“EXPERTOS EN GESTIÓN”

El experto en contratos petroleros añade que el contralor Nelson Schak fue uno de los que criticó esta designación, pero se pregunta ¿por qué no cuestionó a los otros directores de Perupetro que tampoco eran petroleros? “Si se trata de cuestionar la idoneidad del director no se hubiera aceptado la contratación de por lo menos 30 de ellos desde el 18 de noviembre de 1993”, asevera.

Este consultor también cita a Germán Kruger, Daniel Saba, o los actuales directores Carlos Casas y Mónica Bonifaz, quienes, sin ser especialistas en el giro de los hidrocarburos, también cubrieron a satisfacción el más alto cargo en Perupetro, gracias a sus aptitudes en la administración pública y su espíritu colaborativo.

Carlos Gonzales no deja de extrañarse ante el hecho de que Fonafe y la Contraloría tengan que culminar sus investigaciones para ver si es pertinente o irregular la designación del exparlamentario fujimorista.

“Ahora resulta que una resolución suprema, que entró en vigencia al día siguiente de su publicación en el diario El Peruano, quedará en suspenso hasta que organismos de menor jerarquía se pronuncien”, cuestionó.