14 fábricas de Toyota en Japón se paralizaron duranta un par de días a finales de agosto debido a un mal funcionamiento de los servidores a raíz de la falta de espacio para almacenamiento.

El problema fue reportado por la propia empresa, la cual asegura que “no hubo ningún ciberataque”, sino solo una falta de previsión en el almacenamiento de los sistemas.

Lo que pasó

Toyota, sus fábricas japonesas y sus 28 líneas de montaje se detuvieron debido a que «algunos servidores múltiples que procesan pedidos de piezas» dejaron de estar disponibles y provocaron un mal funcionamiento del sistema de pedidos de producción el 28 de agosto.

Pero todo inició un día antes, el 27.

“Durante el procedimiento de mantenimiento, se eliminaron y organizaron los datos que se habían acumulado en la base de datos y se produjo un error por falta de espacio en disco, lo que provocó que el sistema se detuviera. Dado que estos servidores se ejecutaban en el mismo sistema, se produjo una falla similar en la función de respaldo y no se pudo realizar una conmutación”, señala el comunicado de prensa enviado a Ars Technica.

Toyota vio cerrada un tercio de su producción total hasta el 30 de agosto. Dijo que restableció su sistema de órdenes de producción el 29 de agosto después de transferir los datos a un servidor de mayor capacidad.

La empresa realizó el pronunciamiento como una forma de calmar los rumores de un ciberataque, lo cual podría provocar un riesgo de fuga de información clave de la tecnología interna.

No quiere repetir el escenario

Toyota cerró las mismas 14 fábricas japonesas en febrero de 2022 debido a que un proveedor fue pirateado. Un informe de Reuters sugirió que la interrupción puede ser más perjudicial financieramente para Toyota que el evento de 2022, ya que «la producción nacional aumentó un 29 % en el primer semestre de este año, el primer aumento de este tipo en dos años».

Leer  Hong Kong ordenó liquidar Evergrande: Seis claves para entender la crisis del gigante inmobiliario chino

Y es que la japonesa ya ha sufrido hackeos con anterioridad. Toyota también fue pirateada en 2021 a través de una filial de fabricación de piezas de EE. UU. y al menos tres veces más en 2019.

Para evitar sucesos similares en el futuro, la compañía de autos dijo que ha implementado «contramedidas» creadas mediante «replicación y verificación de la situación». También dijo que revisaría sus procedimientos de mantenimiento.

(RPP)