El embajador de Marruecos en el Perú, Amin Chaudri, afirmó este lunes que su país llevaba un siglo sin que ocurriera un terremoto de magnitud 7 y afirmó que el epicento del potente sismo del viernes se registró a solo 8 kilómetros de profundidad.

En entrevista con el programa Ampliación de Noticias, el embajador expresó también sus condolencias a los deudos de los 2 497 fallecidos del devastador terremoto y agradeció las muestras de solidaridad que recibió por parte del Gobierno del Perú y congresistas

«Son días difíciles para mi país. Hay que destacar que llevábamos un siglo sin que haya un terremoto de esta magnitud, son 7 grados, pero hay un dato bien importante que son solo 8 kilómetros de profundidad. Si vamos a hacer una comparación, que no es el momento, en Pisco el 2007 la profundidad era de 39 kilómetros, es casi superficial», dijo.

«Seguimos a la búsqueda de sobrevivientes»

Amin Chaudri precisó que desde las primeras horas de ocurrido el terremoto y atendiendo a las disposiciones del rey Mohamed VI de Marruecos todos los equipos civiles y militares se movilizaron a la zona del epicentro al suroeste de Marrakech para rescate y búsqueda de víctimas.

«El epicentro está en las montañas del Atlas, es un problema añadido a la intensidad y profundidad porque para llegar a las aldeas que están dentro de las montañas del Atlas las primeras horas fueron muy complicadas para llegar y rescatar. Seguimos a la búsqueda de sobrevivientes y seguimos rescatando. Ojalá que esa cifra de 2 497 (de fallecidos) se detenga», indicó.

El embajador marroquí en el Perú destacó el trabajo «mano a mano» de autoridades de su país con los gobiernos de Qatar, Emiratos Árabes, Reino Unido y España para atender la emergencia. Además, no descartó incluir las ofertas de ayuda de otras naciones.

Leer  Catástrofe climática en Libia: un número "enorme" de muertos y 10 mil desaparecidos deja el paso del ciclón Daniel

Además, Amin Chaudri precisó que en estos momentos hay más de 1 000 médicos del sector público y privado y más de 1 500 enfermeras que atienden a los heridos tras el terremoto. Destacó también la gran afluencia de ciudadanos de su país que se acercan a donar sangre para los heridos.

Según un boletín de alerta sísmica difundido por el Instituto Nacional de Geofísica de Marruecos señala que el terremoto tuvo una magnitud 7 en la región septentrional marroquí de Marrakech, con un epicentro de a 8 kilómetros de profundidad. Sin embargo, el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) informó previamente que el movimiento telúrico fue de magnitud de 6,8 y se produjo a una profundidad de 18,5 kilómetros, con epicentro 71 kilómetros al suroeste de Marrakech.

(RPP)