El expresidente Martín Vizcarra, que actualmente no puede salir de Lima por un proceso en su contra, recibió en febrero un permiso del Poder Judicial para viajar a Cusco a realizar actividades de su partido Perú Primero, pero no informó que habría mantenido una reunión privada, pese a que se le ordenó que dé cuenta de todas sus actividades, según el dominical Panorama.

La defensa del exmandatario argumentó que el viaje a la ciudad de Cusco era para cumplir con actividades vinculadas al lanzamiento del partido que preside. En nueve ocasiones previas, solicitaron permisos para que Martín Vizcarra pueda dejar Lima, pero no se le concedió ninguno.

Esta vez fue diferente y la jueza a cargo de su caso aceptó su requerimiento el 24 de febrero, pese a la negativa por parte de Fiscalía que consideró que dichas actividades partidarias podrían ser delegadas a otra persona.

Viaje y reunión privada

El expresidente viajó los días 25, 26 y 27 de febrero a Cusco y realizó las actividades que había consignado en el informe detallado que le ordenó la jueza. Se reunió con partidarios y juramentó a integrantes de su organización política.

Sin embargo, de acuerdo con conversaciones a las que accedió el dominical, Martín Vizcarra también coordinó el sábado 27 una reunión con la excandidata al Congreso por Somos Perú, Zully Pinchi.

Según el dominical, el exmandatario coordinó con la excandidata al Congreso para encontrarse en el hotel Monasterio y le pidió que a su llegada se anunciara como novia de Rudy José Ramos León, quien fue consignado en el informe remitido a la magistrada que dio el permiso para el viaje, como secretario general del plan de gobierno del partido de Martín Vizcarra.

Inconducta

Al respecto, el abogado penalista Luis Lamas Puccio señaló que esta acción de Martín Vizcarra es “sorprender a las autoridades judiciales”, pues no cumplió con informar con todas las actividades que iba a realizar, tal y como se lo ordenó la jueza.

“Eso es sorprender a las autoridades judiciales, porque al final no se sabe qué cosa es lo que hay que creer como cierto o falso. Pierdes, creo yo, absoluta credibilidad. Si habrías estado mintiendo para esto, por qué no puedes mentir para otras cosas”, sostuvo.

“No se trata simple o llanamente de su vida privada o doméstica, sino de hechos que podrían tener directa relación con la razón que motiva esa investigación y ese proceso y ese juicio penal”, añadió.

El dominical intentó obtener una respuesta a esta situación por parte de la defensa legal del exmandatario, pero evitaron pronunciarse al respecto.