China y la misteriosa desaparición de dos ministros

El ministro de Defensa chino, Li Shangfu, no ha sido visto en público desde hace más de dos semanas. La desaparición de este amigo íntimo de Xi Jinping se produce dos meses después de la del ministro de Asuntos Exteriores y generales influyentes del Ejército chino. Para algunos, se trata de un nuevo caso de corrupción, mientras que otros lo ven como una señal de intensas batallas políticas.

¿Dónde está Li Shangfu? El ministro de Defensa chino no ha dado señales de vida desde hace más de dos semanas, según el diario británico Financial Times en un artículo publicado el viernes 15 de septiembre.

La última aparición pública del general se remonta al tercer foro chino-africano sobre paz y seguridad, que se celebró en Beijing el 29 de agosto de 2023. Y no ha salido de China desde un viaje a Moscú, Rusia; y Minsk, Bielorrusia, a mediados de agosto.

El ejército chino en la mira de Xi Jinping
Beijing guarda silencio sobre esta desaparición. La única pista oficial: las autoridades vietnamitas afirmaron que su ministerio había cancelado la semana pasada un viaje de Li Shangfu a Hanoi por “motivos de salud”.

Según Washington, la verdad está en otra parte. El ministro sería objeto de una investigación por corrupción, lo que habría empujado a las autoridades a destituirlo discretamente de su cargo apenas seis meses después de su nombramiento en persona por Xi Jinping, aseguraron al Financial Times varios funcionarios estadounidenses bajo condición de anonimato.

De hecho, Beijing parece haber emprendido una limpieza este verano en las filas del Ejército Popular de Liberación (EPL).

Tenemos la impresión de que se está llevando a cabo una amplia investigación sobre la corrupción en el ejército, señala Carlotta Rinaudo, especialista en China del Equipo Internacional para el Estudio de la Seguridad (ITSS) de Verona.

En julio, el propio Xi Jinping anunció la destitución de dos funcionarios de la Fuerza de Misiles del EPL, una rama del Ejército responsable de misiles balísticos estratégicos.

Leer  Cancillería señala que son cuatro los peruanos desaparecidos en Israel tras los ataques de Hamás

A principios de septiembre, el presidente del tribunal militar del ejército fue a su vez destituido. El gobierno no ha dado ninguna razón oficial para esta “reorganización sorpresa”.

En el ejército chino, sin embargo, la corrupción es siempre el principal sospechoso: «Desde la apertura económica de China al mundo en los años 80, el ejército tiene fama de corrupción endémica, con generales poderosos que se sienten intocables y monetizan su influencia», subraya Marc Lanteigne, sinólogo de la Universidad Ártica de Noruega.

Al llegar al poder en 2012, Xi Jinping hizo de la lucha contra la corrupción en las filas del ejército una máxima prioridad. “Es una obsesión para él. No debemos olvidar que comenzó su carrera como Mishu (秘书) (término chino para designar a los secretarios personales de un general del ejército) y esto le permitió darse cuenta muy pronto de la realidad de la corrupción”, subraya Carlotta Rinaudo, de la ITSS.

«Nadie es inmune»
Las recientes “redadas” –incluida la desaparición del ministro– podrían ilustrar en este sentido la última manifestación de esta operación limpia del presidente chino.

El hecho de que Xi Jinping no haya dudado en separarse de un ministro, que él mismo nombró en marzo de 2023 y que “está entre los leales al presidente”, como señala el politólogo canadiense Marc Lanteigne, demostraría la determinación del presidente. “Nadie está a salvo”, resume Carlotta Rinaudo.

Según el experto, el perfil de Li Shangfu también encajaría bien en un caso de corrupción a gran escala en el ejército. “En 2017, trabajó en el departamento de desarrollo de equipamiento militar, que tiene fama de ser muy corrupto porque allí se gana mucho dinero”, subraya Carlotta Rinaudo.

Leer  La India lanza una nave espacial para estudiar el Sol tras su exitoso alunizaje

Sin embargo, la tesis de que se está llevando a cabo una importante ofensiva anticorrupción no correspondería al modus operandi tradicional en este ámbito. El presidente chino nunca ha sido discreto en su lucha contra la corrupción en el ejército. “Es uno de sus orgullos y le gusta demostrarlo”, señala Marc Lanteigne.

Es posible que Xi Jinping haya optado por el silencio porque no quiere llamar demasiado la atención de los medios sobre un asunto que afecta a un hombre, su Ministro de Defensa, supuestamente uno de sus amigos más cercanos. “Este no es el mejor efecto en términos de su capacidad para elegir correctamente a sus colaboradores”, reconoce el sinólogo Marc Lanteigne.

Sin embargo, el destino de Li Shangfu también recuerda otro episodio reciente en la cima del Estado. En julio, el ex ministro de Asuntos Exteriores Qin Gang también desapareció durante más de un mes. Finalmente fue despedido oficialmente a finales de julio… sin dar un motivo oficial de esta decisión. Desde entonces el ex ministro no ha vuelto a aparecer.

“Tenemos la impresión de que estamos ante el comienzo de una maniobra política”, señala Marc Lanteigne. Tras la ola de desapariciones de multimillonarios y líderes empresariales en los últimos años, llegaría el turno de los altos políticos.

En esta hipótesis, estos despidos silenciosos “reflejan intensas luchas entre ministerios en el seno del gobierno”, considera Marc Lanteigne. Una cacofonía detrás de escena que no encaja bien con la imagen de control casi absoluto que Xi Jinping ejercería sobre su administración.

¿Un poder febril?
En realidad, la situación política en China se ha vuelto tensa “desde el fin de la controvertida política sanitaria ‘covid cero’ que provocó grandes manifestaciones contra el gobierno», recuerda Marc Lanteigne. Un episodio que puede haber dejado huella, y los despidos son “una forma de Xi Jinping de reafirmar su control”, analiza el sinólogo de la Universidad del Ártico. “Demuestra que sigue siendo fuerte incluso al deshacerse de un ser querido”, añade Carlotta Rinaudo, del ITSS.

Leer  “No saber nada es lo peor”: el clamor por Justicia de las víctimas de la dictadura en Chile

En el ámbito internacional, estas desapariciones en serie dan más una impresión de excitación que de fuerza, reconocen los expertos entrevistados por France 24. El embajador estadounidense en Japón, Rahm Emanuel, incluso se burló de la situación, comparándola con la novela «Los diez pequeños negros». ” de Agatha Christie [recién bautizada “Eran diez”] donde los personajes desaparecen uno tras otro.

¡Son todavía los dos principales ministros que debían representar a China en la escena internacional, el de Asuntos Exteriores y el de Defensa, los que han desaparecido!, exclama Marc Lanteigne.

Desde el punto de vista diplomático, “ya ​​no sabemos realmente en qué palabras confiar, si los ministros pueden desaparecer de la noche a la mañana”, añade Carlotta Rinaudo.

Sin embargo, la probable marginación del Ministro de Defensa podría, en última instancia, resultar beneficiosa para Beijing. De hecho, Li Shangfu figura en la lista de personalidades objeto de sanciones estadounidenses desde 2018 por haber vendido material militar a entidades rusas también sancionadas por Washington. En otras palabras: “En el contexto actual de tensiones chino-estadounidenses no era el mejor interlocutor para calmar las relaciones con Washington”, deduce Carlotta Rinaudo.

También fue un “halcón que multiplicó declaraciones muy agresivas sobre las reivindicaciones chinas en el Mar de China y sobre las relaciones con Occidente”, añade Marc Lanteigne. Para este experto, el nombramiento del sucesor de Li Shangfu será un muy buen indicador del estado de ánimo de Xi Jinping. Si el puesto recayera en un moderado, sería una señal de que Beijing quiere mejorar sus relaciones con Washington.

Artículo original en francés 

(FRANCE24)