•          Anoche intervino en foro académico de la ADOGEN e indicó que se tiene que acabar con el caos reinante en la ciudad.

Lucho Molina, candidato a la alcaldía de Lima por Avanza País, reiteró anoche su propuesta de efectuar una reforma política a la municipalidad limeña, para que la que la ciudad sea conducida por un alcalde mayor.

Es preciso ordenar la ciudad y acabar con el caos que significan el alcalde de Lima y 42 alcaldes distritales, en el que cada uno es autónomo y gobierna sin un sentido integrador. Lo que se necesita son alcaldes distritales gerentes, recalcó.

Lucho Molina hizo estos comentarios al intervenir invitado en el Foro Académico “El Accionar de la Asociación de Oficiales Generales y Almirantes del Perú Ante la Situación Actual del País”, organizado por la ADOGEN.

Ya en anteriores oportunidades Lucho Molina ha sostenido que tener 42 alcaldes distritales en Lima Metropolitana hace que la ciudad no tenga una visión homogénea para su desarrollo, evita una gestión efectiva de los servicios públicos y da pie a la aparición de alcaldes distritales que muchas veces tienen una idea mal entendida de la autonomía municipal.

“Lima necesita un cambio en su estructura política. Actualmente es una megalópolis que concentra el 30% de la población total del país, el 57% de las industrias nacionales, el 46% de la población económicamente activa y el 53% del producto bruto interno. Y también concentra la estructura administrativa, política y económica del Estado.

El alcalde mayor sería un alcalde ejecutivo, regulador y fiscalizador, y manejaría de manera centralizada la ciudad. Para lograr un desarrollo armónico, integral y equitativo se requiere que Lima Metropolitana cuente con un gobierno unitario a fin de dar coherencia y estabilidad al desarrollo urbano. La diferencia con el actual alcalde de Lima es que el alcalde mayor tendría más control de la ciudad.

El alcalde mayor y el concejo metropolitano se elegirían por voto popular. Los concejos distritales también se elegirían por voto popular. Y serían estos concejos distritales los que propondrían una terna de tres candidatos con experiencia en gestión pública, previamente evaluados por Servir u otra instancia, en cada distrito.

El alcalde mayor elegiría al ‘alcalde distrital’ de esta terna. Es un sistema similar al de Bogotá, donde les dicen alcaldes locales. El alcalde mayor tendría 42 gerentes distritales que, junto con él, manejarían la ciudad con ciertos límites.