Luego de haberlo echado de su casa, Marisol se reconcilió con su hijo en pleno concierto. Asimismo, la ‘Faraona’ expresó sus deseos de que York Nuñez sea un buen padre y esposo.

En medio de su presentación, la cantante Marisol tuvo un emotivo momento donde se reconcilió con su hijo, York Nuñez. Como se recuerda, la ‘Faraona’ confesó haberlo echado de casa por embarazar a su enamorada

«No estoy en un buen momento familiar»

Como se recuerda, Marisol acaparó todas las portadas cuando reveló en un conocido podcast de YouTube que había echado a su hijo de casa al enterarse que embarazó a su pareja. 

«Él me dijo que tenía que hablar conmigo y cuando lo veo llorar se me quitó el sueño. Cuando mi corazón se va poniendo frío, me quise morir. Voy a ser abuela. No lo asimilo hasta ahora», contó.

Asimismo, la ‘Faraona’ reveló que tomó esta decisión debido a que York Nuñez tenía planeado terminar su maestría en el extranjero, y con lo sucedido, ya no lo apoyaría en ese trámite. 

«Le dije: ‘coge lo que tengas que coger y te vas de mi casa. Mi mamá se moría, se desmayó’. Lo boté de mi casa, tiene que aprender. Se lo advertí siempre. Él tiene que aprender», expresó Marisol.

«Quiero que seas el mejor padre y esposo»

Sin embargo, la intérprete de ‘La Escobita’ parece haber analizado mejor la situación debido a lo que pasó en su último concierto donde celebró 20 años de trayectoria artística.

Marisol detuvo por un momento la presentación para dar unas palabras a todo el público presente, llamó a sus 2 hijos y les dedicó unas palabras. La atención especial se la llevó York

Leer  Tras hacerse pública la noticia, los seguidores y amigos de Andrés Wiese inundaron las redes con mensajes de apoyo

«Si he sido dura contigo, tú sabes que quiero que tú seas el mejor padre del mundo, el mejor esposo del mundo. Muchas gracias son mis hijos», expresó ante los aplausos del público.

Como era de esperarse, su hijo no dudó ni un segundo en abrazar a su madre y darle un tierno beso, Marisol se echó a llorar. Acto seguido, los hijos de la cantante se fueron del escenario para seguir con sus funciones, ya que ambos trabajan en el staff de su madre. 

Posteriormente la intérprete de ‘Canalla’ retomó el micrófono y, secándose las lagrimas, recalcó que pudo ser «dura» con sus hijos, pero que siente que todo valió la pena y ahora vive una mejor situación. 

«A veces hay que ser en la vida un poquito duros, pero es bueno la verdad que es bueno. Hoy las cosas han cambiado, valió la pena», finalizó.

De esta manera, Marisol se reconcilió con su hijo, York Nuñez, luego de haberlo echado de su casa

Fuente: Exitosa Noticias